Corte ordena atender a militar retirado con virus de VIH

junio 19 ,2015 0
Compartir esta noticia
Durante los últimos ocho días el ambiente en la Corte Suprema de Justicia no era el mismo de los últimos años, en los que los enfrentamientos y las disputas marcaban el diario acontecer de ese tribunal, en especial las de sus presidentes como voceros que eran de sus colegas. (Colprensa/Archivo).
Corte ordenó garantizarle tratamiento y que junta médica defina su derecho a pensión por invalidez

 

Por adquirir VIH durante el tiempo que prestó servicios al Ejército, la Corte Constitucional ordenó a esta institución proporcionar tratamientos médicos a un suboficial, pese a que llevaba 4 años por fuera de las Fuerzas Armadas.

El militar empezó como soldado regular y alcanzó a ascender a cabo tercero cuando pidió la baja, en el 2006, porque se sentía “mal física y psicológicamente”.

El comandante del Batallón de Artillería n.° 2 Nueva Granada aceptó su retiro el 16 de noviembre del mismo año “para que no sea una carga más para la institución” y ordenó exámenes de retiro.

Fue entonces cuando le diagnosticaron VIH y le indicaron que se realizaría una junta médica para determinar si podía acceder a pensión de invalidez.

Según reza en el expediente, la reunión nunca tuvo lugar, y, tras su desvinculación, tampoco pudo volver a acceder a los servicios de salud del Ejército.

En agosto del 2011, ante la imposibilidad de conseguir trabajo, el hombre decidió poner una tutela. Sin embargo, el Juzgado Tercero Penal del Circuito de Tuluá (Valle) negó sus peticiones porque no cumplía el requisito de inmediatez, pues el suboficial interpuso el recurso más de cuatro años después del retiro.

Pero en el 2014, el militar retirado volvió a insistir con otra tutela para solicitar su pensión de invalidez.

Sus peticiones fueron negadas en primera instancia por un juzgado en Bucaramanga y segunda instancia por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de esa misma ciudad, por considerar que “no existen pruebas” que acrediten la pérdida de capacidad laboral mayor o igual al 50 por ciento.

El caso llegó a la Corte, que, con ponencia de la magistrada Gloria Ortiz, reversó las dos decisiones y señaló que al Ejército “le asiste la obligación de garantizar un tratamiento médico adecuado e idóneo a quienes hacen parte de esta institución o se retiraron de ella con claro deterioro de su salud”.

La Corte también fijó 15 días para que el Ejército realice una junta médica en la que defina si el suboficial tiene derecho o no a pensión de invalidez.

Compartir esta noticia