Chavismo busca ‘tumbar’ a ocho diputados recién elegidos de la oposición

diciembre 30 ,2015 0
Compartir esta noticia

image

A través de seis documentos introducidos el lunes ante la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, varios representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) esperan entablar un juicio para desconocer el triunfo de ocho diputados de la oposición que ganaron un escaño en las pasadas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

La coalición opositora reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) denunció la movida como un “golpe judicial continuado” que busca “desconocer la voluntad popular”, según palabras de su secretario general, Jesús ‘Chúo’ Torrealba.

Los expedientes 2015-000140 hasta el 2015-000145, según nota de prensa de la MUD, interponen ante la mencionada sala un “recurso contencioso electoral con medida cautelar de suspensión de efectos” contra la elección de los diputados del circuito 1 del estado Amazonas, el 2, 3 y 4 de Aragua, el circuito 2 del estado Yaracuy y el representante de la región indígena sur.

Una demanda que podría tardar meses en resolverse y que, de aceptarse las medidas cautelares solicitadas por el partido de gobierno, podría congelar la proclamación de los nuevos parlamentarios para el período parlamentario 2016-2021.

Ello implicaría, mientras dure la resolución del juicio, que la oposición perdería la mayoría calificada de 112 diputados (dos tercios de la unicámara) que obtuvo en la jornada electoral.

Ya el 22 de diciembre la coalición opositora había hecho una denuncia similar, asegurando que el oficialismo había introducido un recurso de impugnación –específicamente el 2015-000139– contra la elección de 22 diputados opositores.

Pocas horas después la Sala Electoral del TSJ, en una nota de prensa, informó que en ninguna de sus oficinas había un documento de esa naturaleza.

Pero, a diferencia de aquella ocasión, esta vez se tienen detalles como los nombres de los funcionarios que introducen las demandas y los abogados que los asisten. Torrealba colgó en su cuenta de Twitter la fotografía del despacho de la Sala Electoral del TSJ en la que queda constancia de que la misma trabaja desde el lunes hasta este miércoles, haciendo un paréntesis en las vacaciones decembrinas que debían durar hasta la segunda semana de enero.

Vale decir que la ley venezolana establece que solo pueden impugnarse los resultados electorales 15 días hábiles después de efectuada la elección. Se espera que la Sala Electoral se pronuncie este miércoles mismo sobre si otorgará o no las medidas cautelares en perjuicio de los candidatos ganadores, los cuales fueron ya proclamados como nuevos diputados de la República por parte del Consejo Nacional Electoral.

Además de denunciar la movida judicial emprendida por el oficialismo, la oposición aseguró estar preparada para juramentarse completa –los 112 diputados– el venidero 5 de enero, para lo que pidió a sus seguidores que los acompañen pacíficamente ataviados con alguna prenda con los colores del tricolor nacional. Igualmente, se espera conocer el nombre del nuevo presidente de la Asamblea Nacional el 3 de enero. Torrealba advirtió al Gobierno sobre el error de desconocer los resultados: “La paz de la República está estrechamente vinculada al respeto de la voluntad popular”.

Aunque el chavismo firmó un compromiso de respeto de los resultados electorales, la mayoría simple que el chavismo ostenta en la Asamblea Nacional hasta el 4 de enero designó la semana pasada 13 magistrados principales y 21 suplentes para el Tribunal Supremo de Justicia, máximo órgano del Poder Judicial, cuyo control quiere preservar luego del revés parlamentario.

Este martes, el Gobierno prorrogó por tres años más un decreto que prohíbe los despidos de empleados hasta el 2019, en medio de una economía que se contraerá más de un 7 por ciento este año y tiene una inflación por encima del 100 por ciento. Venezuela cuenta desde hace más de tres años con una ley que establece el pago doble en caso de despidos injustificados y el cálculo de las prestaciones con base en el último salario y una jornada laboral de 40 horas diurnas semanales.

El Tiempo

Compartir esta noticia