Conozca los nuevos gastos que enfrentará el salario mínimo 2016

diciembre 30 ,2015 0
Compartir esta noticia

 image

Quedan pocas horas para que se conozca cuál será el incremento del salario mínimo que regirá en 2016. Las negociaciones de este año se dieron en medio de una inflación que no se presentaba desde el 2008, que cerraría en 2015 en 6,7% según el Banco de la República. Y tal como pasa cada año cada parte se defendió y luchó con un argumento principal.

El de los empresarios fue el que alegaba que un incremento desmedido del salario mínimo podría incrementar el desempleo. Lo cual tuvo un peso especial en esta negociación debido a que en los últimos tres meses la cifra de desocupación viene al alza. Además los representantes de los gremios hicieron un llamado al Gobierno para que reconociera que la situación económica de Colombia no es la mejor. Razón por la cual propusieron un incremento salarial de 6,8%.

Por su parte los sindicatos exigieron en todo momento una retribución por la negociación pasada. El incremento del salario mínimo de 4,6% que el Gobierno decretó hace un año se quedó corto en septiembre pasado, cuando el Índice de Precios al Consumidor acumuló un aumento de 4,76%. Es por eso que durante las discusiones de este mes los representantes de las centrales obreras buscaron constantemente recuperar la pérdida de poder adquisitivo que los trabajadores experimentaron durante este año. Lo que motivo que pidieran al principio incrementos de más de 10%, sin embargo después se bajaron hasta el 8,5%.

Más allá de los mismos discursos de cada año, la realidad es que en 2016 se viene una serie de sobrecostos que no precisamente estuvieron contemplados en la negociación de este año. Y si se cumple la profecía de expertos en el tema como Stefano Farné del observatorio del mercado laboral de la Universidad Externado y el salario mínimo crece máximo 7%, los más de 1,7 millones de trabajadores que dependen de esta remuneración también podrían perder poder adquisitivo en 2016.

El próximo año el incremento de los precios de la economía podría no ser lo que más perjudique a esta población. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) la inflación en Colombia durante el 2016 estará entre 6 y 6,5%, por lo que el incremento de este año evitaría que los trabajadores pierdan más poder adquisitivo. Sin embargo no compensa los 2 puntos de capacidad de compra que se perdieron en 2015. Por esta razón el principal riesgo viene la reforma tributaria estructural que se debatirá en el congreso el próximo mes de marzo.

Las personas que ganen el mínimo no se verán afectadas por los eventuales cambios que se vengan en el impuesto de renta y en el de la riqueza. Según el Ministerio de Trabajo estos empleados solo hacen aportes a pensión y a salud, lo cual a nivel agregado equivale al 8% del sueldo. Sin embargo no escaparán a un posible incremento del IVA.

Esto se debe a que la comisión de expertos ya entregó su informe final de recomendaciones al Ministerio de Hacienda, el cual será un insumo esencial para la redacción del proyecto de ley de la siguiente reforma tributaria. Uno de los capítulos del documento contempla un aumento del impuesto del IVA, lo cual lo situaría por encima del 18%.

Para Iván Daniel Jaramillo, investigador del observatorio laboral de la Universidad del Rosario, “el IVA es una de las variables que más afecta a este grupo de la población.

Se estima que la canasta básica en Colombia cuesta $1.300.000, por lo que un incremento del IVA, aunque sea dos puntos, es difícil de costear con un sueldo de $644.350. De manera que si el incremento salarial es tan solo unos puntos porcentuales arriba del 6,7% y si también se aprueba el cambio en el impuesto al consumo, se podría presentar otra pérdida de poder adquisitivo en este grupo de trabajadores. Y no hay que olvidar que este año ya perdieron 2% de capacidad de comprar”.

Jaramillo también sentencia que “por ningún lado se está contemplando el incremento que las tarifas de energía han tenido por culpa del fenómeno de El niño. Además este acontecimiento natural también está elevando los precios de los alimentos, que es una de las variables que más afecta a las personas de bajos recursos”.

En efecto el valor de los alimentos es lo que más ha crecido en 2015, con un incremento de precios de 9,66% según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Y existen casos como el de las hortalizas que se han encarecido 42% en lo corrido del año. Lo que explica que la inflación acumulada en el subgrupo de bajos ingresos sea de 6,49%, mientras que las categorías de ingresos medios y alto sean de 5,86% y 6,20%, respectivamente.

El Gobierno todavía no descarta que se logre un acuerdo entre empresarios y sindicatos, y que el incremento del salario mínimo en 2016 se sitúe en un punto medio. Sin embargo no se puede olvidar desde que la comisión de concertación se creó en 1997 solo se ha llegado a un conceso en cinco ocasiones: 1997, 2003, 2005, 2011, 2013.

El Especatador

Compartir esta noticia