Eln destruyó una vía en Arauca con explosivos

septiembre 4 ,2016 0
Compartir esta noticia

eln via destruida

Una carga explosiva que fue activada en el sector Los Cítricos en Saravena, Arauca, y cerca al convoy del Ejército, tiene bloqueada la movilización entre ese municipio y la capital del departamento.

De acuerdo con el Comando de la Fuerza de Tarea Quirón, los autores del atentados son guerrilleros de la Comisión “Ernesto Che Guevara” del Eln. El sitio exacto de la explosión ocurrió en la vereda Puerto Nariño, donde se afectó la libre movilidad, economía y abastecimiento de la región del Sarare. La vía quedó inhabilitada en ambos sentidos.

Según el Ejército, este hecho es una violación del Derecho Internacional Humanitario porque las intenciones eran atentar contra la población civil y se pusieron en riesgo vidas humanas. Aun no se reportan personas fallecidas o heridas.

Las autoridades invitaron a la comunidad o a quienes tengan información para dar con el paradero de los responsables de este hecho a comunicarse a las líneas gratuitas 146 y 147.

El Eln es el grupo armado ilegal predominante en Arauca y en los últimos cuatro años ha intensificado sus ataques a la infraestructura petrolera, las extorsiones y los secuestros. Dos de sus frentes más fuertes tienen presencia en el departamento: el Domingo Laín Sáenz y el Efraín Pabón Pabón. Luego de que en 2010 esa guerrilla pactara con las Farc la distribución del territorio araucano y la ofensiva conjunta hacia la Fuerza Pública, la capacidad militar de los subversivos superó a la de los militares, según un informe de la Fundación Ideas para la Paz.

Aunque en el departamento los homicidios se han reducido casi a la mitad en la última década, Arauca tiene aún la segunda tasa más alta de asesinatos por cada 100.000 habitantes (51,26), después de Putumayo (52,49), y los civiles son las víctimas más frecuentes (54%), según un estudio de País Libre.

La riqueza petrolera del territorio araucano, en la que pusieron los ojos grandes multinacionales y jalonó ambiciosos proyectos, como los oleoductos Caño Limón-Coveñas y Bicentenario, se ha convertido en botín de guerra de las guerrillas para financiarse.

Esta situación, que tuvo su origen a principios de los años 80, con el primer yacimiento petrolero, trajo consigo la militarización intensa de la zona. Ricardo Sanabria, representante departamental de víctimas de Arauca, denunció que por cada habitante de Arauca hay siete militares para proteger la infraestructura petrolera, lo que ha convertido a la región en un “laboratorio de guerra”.

El Eln y el acuerdo de paz con las Farc

Hace dos días, la guerrilla del Eln dijo que respetará las zonas en las que se concentrarán las Farc para su desarme y desmovilización, luego de llegar el pasado 24 de agosto a un acuerdo de paz con el gobierno para terminar un conflicto armado de más de medio siglo.

“Tan pronto supimos dónde y cuáles eran las zonas veredales de concentración para las Farc dimos una orden clara para todas las unidades del ELN en el país: respeto al proceso, prudencia y responsabilidad para con esa realidad”, indicó el jefe máximo del Eln, Nicolás Rodríguez Bautista, “Gabino”, en una entrevista al noticiero Red+Noticias.

El líder del Ejército de Liberación Nacional afirmó que tanto el gobierno como las Farc pueden estar “tranquilos” sobre la “conducta respetuosa y delicada” que tendrá su organización frente a las 28 zonas de concentración de los rebeldes.

Aunque advirtió que el Eln tiene presencia “desde hace años” en las áreas donde se ubicarán las Farc. “No podemos responder por acciones fortuitas por mucha prudencia que tengamos (…) el país debe entender esa realidad”, agregó, en referencia a los operativos que realiza el Ejército en su contra. Tame y Arauquita serán las zonas donde se concentrarán las Farc en Arauca.

Sobre el acuerdo entre el Estado y su organización alcanzado en marzo para iniciar negociaciones formales de paz, pero que no se ha instalado porque esa guerrilla persiste en la práctica del secuestro, “Gabino” sostuvo que “es hora” de que se abra la mesa “sin ningún tipo de dilaciones”.

Pero “nosotros no aceptamos imposiciones”, resaltó el comandante insurgente, en referencia a la exigencia de Santos de que abandonen y liberen a los secuestrados para poder comenzar los diálogos.

También aseveró que “el ELN no cree que se va a romper el proceso de diálogo porque eso sería un absurdo en la política del presidente”, aunque señaló que la búsqueda de la paz sobrepasa el mandato de Santos.

Compartir esta noticia