“Los niños no deben comer más de dos latas de atún a la semana”

noviembre 5 ,2016 0
Compartir esta noticia

Las mujeres gestantes y lactantes, y los menores de 10 años de edad, no deben comer más de dos latas de atún a la semana, y los adultos no más de cuatro, por tiempo prolongado, recomendó a los colombianos el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima).

En rueda de prensa, Javier Guzmán, su director, dictó esas pautas de consumo tras la alerta sanitaria generada por el hallazgo en el mercado de más de 140.000 latas de atún, correspondientes a dos lotes de la marca Van Camp’s (W2653-40220 y X1193 40201-060) y otro de Carulla (GD208 3281), con exceso de mercurio.

El límite permitido en la normatividad colombiana es de un miligramo por kilo.

“En mujeres gestantes, el mercurio puede atravesar la barrera placentaria y afectar al feto. En niños en desarrollo podría afectar el sistema nervioso central”, apuntó Hernán Quijada, subdirector de riesgo del Instituto Nacional de Salud.

Por su parte, Guzmán indicó que si bien el atún tiene beneficios nutricionales comprobados e ingerir una de esas latas contaminadas en exceso no representa un riesgo inminente, el consumo frecuente y prolongado sí puede repercutir en problemas de salud, especialmente en poblaciones vulnerables.

“El riesgo para las poblaciones no vulnerables, es decir, adultos y mujeres que no están en embarazo, existe y por eso la recomendación es no consumir más de cuatro latas de atún de 160 gramos a la semana, por tiempo prolongado”, agregó.

El funcionario resaltó que “lo más importante es que no exista una satanización del atún, pues es una fuente importante de proteína. Pero la población sí debe estar informada de que el mercurio es tóxico y existen recomendaciones de consumo que no se deben exceder”, manifestó.

Guzmán también señaló que el Invima ya adelanta procesos sancionatorios contra las dos empresas que han incumplido la norma de contenido de mercurio en el atún, los cuales pueden tardar hasta seis meses y que podrían sumar hasta 200 millones de pesos.

“La responsabilidad en el cumplimiento de la norma y de entregar un producto adecuado al consumidor es totalmente de las empresas”, advirtió.

Compartir esta noticia