El barranquillero que consiguió todos los autógrafos del Real Madrid

diciembre 16 ,2016 0
Compartir esta noticia

El barranquillero Christian Daes es conocido y respetado por sus logros obtenidos como empresario. Dueño y Gerente de la Compañía Tecnoglass, al lado de su hermano José Manuel (Yuyo) han formado una de las empresas más grandes de Colombia y una de las más prósperas de América Latina. Desde enero de 2014 Tecnoglass entró al Nasdaq, convirtiéndose en la única empresa colombiana en lograrlo. Desde principios de este año se enlistó también en la Bolsa de Valores de Colombia. Por todo esto, Christian ha recibido reconocimientos muy importantes como el premio Portafolio por su ‘Esfuerzo Exportador’ y también varias exaltaciones en el Concejo de Barranquilla y la Asamblea del Atlántico. Pero tal vez, uno de los logros más importantes para este currambero es el haber conseguido que todos los jugadores del Real Madrid, uno de los mejores equipos de la historia del fútbol, le firmaran una camiseta: “ahora que estuvimos en Madrid tuvimos la oportunidad de estar en la práctica y conseguimos la firma de todos los jugadores, había uno que estaba incapacitado, enfermo, ese día no fue, esa es la única firma que me hace falta, del resto todos firmaron”, dijo Cristian Daes.

Su amistad con el 10 del Real Madrid

Su amistad con James Rodríguez, quien milita en el equipo español, lo ha llevado a admirar el fútbol de este onceno deportivo y en una de sus visitas a la casa del crack colombiano aprovechó para ir con él a una práctica para que todos los jugadores estamparan su autógrafo en la camiseta. Cristiano Ronaldo, Benzema, Ramos, Isco, James, todos, corrieron a firmar. El empresario, que ya ha ido varias veces a la casa de James dice que el jugador es muy disciplinado. “Estuve en su casa dos veces y las dos veces de noche y estaba entrenando con un especialista, trotando, el tipo está dedicado en salir adelante, tiene talento, tiene fútbol, le ha hecho falta que lo pongan a jugar más, pero pienso que las cosas se van a ir dando porque hay jugadores que se van ahora, hay un rumor fuerte de que Isco se va y si Isco se va se empiezan a abrir campos para que James tenga más minutos y retome su rumbo porque él siempre fue y sigue siendo un jugador importantísimo”, añadió Daes.

james-y-sebastian
Sebastian, hijo de Christian Daes, al lado de James Rodríguez

Además de amigos, Christian y James son socios en un trabajo muy noble: “con James compartimos la Fundación que tenemos en Barranquilla, en el Hogar de Paso Víctor Tamayo que ahí tenemos una escuela, tenemos además con James la Fundación en Ibagué, ahí le construimos la cancha de fútbol ahora recientemente y tenemos una muy buena amistad y sociedad y tratamos de ser respetuosos ante todo”, dijo el empresario barranquillero.

Consejero de James de Rodríguez

“A James le ofrezco muchos consejos para que a su corta edad no cometa los errores que ya yo cometí, la fama efímera, los momentos de gloria son puntuales y uno tiene que ser buena persona cuando está arriba para que cuando ya el tiempo haya pasado la gente no te odie porque mucha gente se equivoca, se hace odiar cuando está arriba y después cuando están abajo la gente los patea, los empuja y no gustan de ellos porque se ganaron su enemistad, uno tiene que ser la misma persona humilde cuando esté arriba o abajo”, señaló Christian Daes.

La camiseta más protegida y custodiada en Barranquilla

camiseta-real
Así, luce la camiseta ‘Real’, con los autógrafos de todos los jugadores del Real Madrid

Un costo monetario no podría medir el valor de la camiseta con las firmas de todos los jugadores del Real Madrid, su propietario, Christian Daes, la mandó a enmarcar y hasta hace unos días la tuvo como trofeo en su oficina de 4×4 metros cuadrados, que ya casi ni se ve en medio de la mega-fábrica que ha crecido a su alrededor, pero el custodio ahora es uno de sus hijos que apenas escuchó que Christian pensaba rifar la camiseta, se asustó tanto, que dio un salto como de dos metros, agarró el ‘trofeo’ y se lo llevó a casa, sin saber que solo era una broma de su padre.

Compartir esta noticia