¿Qué pasa con la educación virtual en la zona norte de Colombia?

marzo 30 ,2017 0
Compartir esta noticia

De acuerdo al estudio desarrollado en: Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Sincelejo, Valledupar, Montería, Riohacha y San Andrés, a los costeños les llama la atención cursar estudios superiores en educación virtual porque es más accesible, les da flexibilidad en el manejo del tiempo y porque lo pueden hacer desde la comodidad de sus hogares, pero ven una pequeña barrera con respecto a la conectividad a internet y en el  programa ser “Pilo paga” porque solo es válido para programas de educación presencial.

Considerando que en la zona norte de Colombia el 94.5% de los estudiantes de 11º grado logran graduarse (según datos del Ministerio de Educación Nacional),  y solo el 45% de ellos accede a la educación superior, la Institución universitaria Politécnico Grancolombiano se dio a la tarea de desarrollar en el mes de noviembre-diciembre de 2016 con el área de Inteligencia Competitiva, una investigación de mercado bajo la metodología de focus group para indagar a profundidad sobre los intereses a nivel de educación de la población activa entre los 20 y 60 años de edad de la zona norte de Colombia, de manera que se pueda contribuir a aumentar la brecha de absorción de la población en la educación superior de esta zona del país.

Con una muestra de 125 estudiantes procedentes de las ciudades de Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Sincelejo, Valledupar, Montería, Riohacha y San Andrés, se desarrolló un estudio de mercado cualitativo para conocer los niveles de pertinencia de la educación virtual. Los resultados  evidenciaron que aunque existe un gran interés por estudiar en modalidad virtual también existen serias barreras de tipo, político, social, económico y tecnológico que influyen en la gente para la toma de decisiones.

Por ejemplo, en el estudio se muestra que Barranquilla es una de las principales ciudades de la zona, donde se cuenta con una población bastante amplia para impulsar la educación virtual  con 781.861 personas (49.2%), con la mayor conectividad a internet en la zona norte de un 16.6%  lo que muestra una gran oportunidad para el desarrollo de la modalidad de educación virtual en esta zona del país. (Fuente: MIinMinas, 2015. SIEL, 2014,  MinTic Trim 2015, Calculando DDTS),

Aunque la población consultada en Barraquilla no vio como barrera el aspecto económico sino ventajas como el ahorro de dinero en desplazamientos, si visualizó dificultades para adaptarse al trabajo en equipo e interacción con docentes, que son condiciones para un efectivo desarrollo de cualquiera de los niveles educación superior en modalidad virtual.

Por su parte en Cartagena, con una población activa de 643.961 personas (47.8%) y una inversión gubernamental de $286.329 millones de un total de $1.378.552 millones invertidos en educación dentro de la región lo que representa (20.8%), es considerada como una de las ciudades que ha recibido mayor apoyo para el desarrollo de la educación superior y un gran respaldo de instituciones como el SENA. Además se evidencia que los estratos 1 y 2 son los de mayor representación en la ciudad lo que puede resultar más viable para el desarrollo de la educación virtual  en materia de costos ya que ven como una gran barrera desarrollar estudios en educación presencial por los altos precios de la misma y las dificultades en la financiación (poca cultura de pago y vida crediticia).

Entre tanto en Santa Marta la población activa para estudios de educación superior es de 300.655 que representa el 38.4% de la población del Departamento del Magdalena. Se evidencia que el estrato 1 y 3 son los de mayor representación en Santa Marta, siendo la única ciudad de la zona norte donde el estrato 3 es el más alto y el que revela mayor interés por estudios en educación virtual sobre todo en personas que estudian y trabajan aunque el acceso a internet solo logre el 12.9% de penetración.

En la ciudad de Valledupar, se evidencia que el ICETEX aparece como la primera opción para financiar la educación superior donde la oferta de programas está alineada con los sectores que generan mayor ingreso en el municipio: administración pública, administración de empresas, comercio, mercadeo, publicidad y ciencias de la educación. La  evidencia muestra que los estratos 1 y 2 son los de mayor representación en Valledupar, siendo la única ciudad de la zona donde el estrato 2 es la categoría con mayor participación. Esto refleja una sociedad más ubicada en la clase baja, donde la oferta de programas virtuales se vuelve fundamental para apoyar el desarrollo económico de la ciudad. La mayoría aduce razones de seguridad para acceder a la educación virtual ya que es más seguro que estudiar en la nocturna.

De manera particular en Montería existe un gran interés por estudios superiores en modalidad virtual, sin embargo el aspecto socioeconómico influye en gran medida. Aproximadamente el 86% de la población son de estratos 1 y 2. Es la ciudad de la zona norte con mayor concentración de población en estrato 1. Ven en la educación virtual una oportunidad para profesionalizarse para mejorar sus ingresos. Además, poder estudiar en pijama,  trabajar y estudiar al mismo tiempo, hacen parte de las ventajas que le ven a la educación virtual en esta zona de Colombia.

Aunque la oferta virtual es una opción muy necesaria para Riohacha es la zona con  el menor apoyo económico gubernamental (solo recibe el 6.2% del presupuesto destinado a la educación superior). Toda la población consultada dijo trabajar para pagar sus estudios de educación superior con un alto interés en estudios virtuales ya que les emociona interactuar con gente del resto del país y tener una gran cercanía con la cultura indígena wayuu.

En Sincelejo, se evidenció que el interés por la educación virtual apunta a las ventajas que ofrece la misma: matrículas más económicas, beneficios en términos de movilidad, desarrollo de valores como la responsabilidad y la autonomía del tiempo.

Con una cultural raizal en San Andrés, es muy interesante evidenciar que es la zona con mayor absorción de estudiantes en toda la zona norte con un 43.5% de personas que acceden a la educación superior, pero con el indice más bajo de penetración de internet de toda la zona  con un 5,2%, sin embargo con un alto interés en el desarrollo de la educación virtual porque pueden tomar las clases en cualquier momento; ahorrar dinero, tiempo y trasporte; y pueden estudiar y trabajar al mismo tiempo.

Por su parte, muchas de las personas abordadas ven como una barrera que el programa “Ser pilo paga” no acoja a la educación virtual dentro de su cobertura. Además, otros evidencian en los estratos 4 y 5 sus intereses por la educación superior virtual hacia el estudio de programas de posgrado como especializaciones y maestrías.

Cabe destacar que en la zona norte existen 18 universidades que ofrecen 417 programas académicos en modalidad virtual, de las cuales solo una cuenta con un recurso  de asistencia presencial en servicio con Centros de Servicio Universitario denominados CSU´s, este recurso sólo lo tiene la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano.

Los programas virtuales de mayor interés en toda la zona norte son: Administración de empresas, licenciaturas en educación, Ingeniería de Sistemas, Psicología y técnica profesional en contabilidad y finanzas.

Compartir esta noticia