(Vídeo) Este hombre asegura que el Papa Francisco ya aprobó el sacerdocio homosexual

abril 6 ,2017 0
Compartir esta noticia

El comerciante Alfonso Lugo Caro, residente en el municipio de Sabanagrande, Atlántico, asegura que el Papa Francisco intenta remedar a Dios y que además aceptó el sardocio homosexual. En el siguiente escrito el comerciante expone su punto de vista:

Campanazo histórico en el mundo sacerdotal católico, pues en concilio Vaticano I, sus integrantes determinan en común acuerdo, que debido a la influencia divina el Obispo de Roma es portador de criterio de infalibilidad, decisión controvertida al tener presente que determinado grupo minúsculo del catolicismo no aceptó con beneplácito tal dogma en el pontífice de Roma, situación razonable si analizamos algunas circunstancias comprometedoras de este hecho, que indiscutiblemente, deja el jerarca católico en el interior de la casa de oración con igual virtud a nuestro Creador: ambos en calidad de Padre Santo e infalible.

De manera indiscutible los Papas manifiestan a través de los hechos no portar el criterio de infalibilidad, desnudar en público tal realidad estaría difícil, pues vivimos en un mundo donde prima de manera imperante la cultura de sentimentalismos religiosos, pero el análisis de una creencia que manifiesta no guardar sentido mitológico no despierta entre nosotros mucho interés. Pasiones religiosas que en algunos casos sólo genera odio inquietante.

¿Será que Francisco Primero, en calidad de “infalible sano padre” desconoce las inconfundibles cualidades nuestro Creador? ¿El Papa no sabe que Dios es Padre Santo e Infalible? ¿Quién soy yo para juzgar?  Frase de efecto muy sonoro y con aparente sentido de humildad que utilizó el Papa para dar posible respaldo de licencia al ejercicio discreto de sacerdocio homosexual, analizar de igual modo otros sofismas pastorales católicos utilizados de manera sutil, la conclusión que exige su realidad da luz maravillosa a nuestro entendimiento para manifestar con suficiente claridad la existencia de un terreno oculto que ofrece consentir de manera desapercibida aptitud de saboteo en contra de la poderosa iglesia mesiánica del profeta Jesús: pedofilia, celibato, homosexualismo, difusión adrede de la doctrina cristiana en dirección incorrecta, situaciones que ocultamente con el apoyo de los sacerdotes el gremio pastoral ofrece de manera desapercibida discreta complicidad. Con igual oposición a Cristo el uso indebido del buen nombre de la virgen María en sentido doctrinario y toda una serie de aparentes apologías con efectos discretos, no sólo para poder de excluir a nuestra Santa madre en público con innumerables sobrenombres, sino también en algunos casos a su aspecto físico donde es presentada con diferentes razas y distintas fracciones físicas, pero sin su deslumbrante belleza, realidad incomprensible e inaceptable donde con hábil astucia hasta el buen nombre de nuestra Santa madre lo ofrecen de manera indecorosa como instrumento de salvación, aunque a través de comentarios muy discretos los pastores católicos aceptan que nuestra Santa madre no guarda tal virtud mesiánica, sofismas sacerdotales que ingeniosamente exponen múltiples creencias que hostigan de manera incesante al siervo, que sutilmente, sin este percatarse, le desvía su específica fe, hoy los ministros exigen creer en ‘San Pacho’, pero al día siguiente otras condiciones con diferente enseñanza de creencia sacerdotal manipula a nuestro pensamiento que ubica el siervo en distinta fe con diferente santo, situación que de manera simultánea deja al Maestro Jesús en su propia casa de oración sin potestad absoluta en el predio, pero sí en competencia con innumerables creencias, problemática delicada, pues nosotros sin ofrecer ningún tipo de obstáculo frente a tal realidad sólo nos ubica ante los ojos del Altísimo como cómplices indirectos.

De manera innegable el intelecto más calificado de la cátedra teológica, indiscutiblemente presenta en calidad de Maestro al Papa, pero de manera incomprensible, los ministros católicos que profesan esta ciencia, algunos conceptos que guardan relación con la Biblia, tales opiniones enarbolan la cualidad de refutar entre sí, circustancia que resta enorme credibilidad a esta área del conocimiento. Una situación lo ofrece la definición teológica relacionada con el nombre personal del Dios de los hebreos donde en el análisis global entre las diferentes opiniones de los catedráticos, tal circunstancia presenta la conclusión que todo lo afirmado carece de realidad. ¿Ciencia o saboteo? una realidad teológica que su fundamento doctrinario no lleva el siervo a ser creyente, pero sí a teólogo.

El “infalible Santo Padre” Francisco I contempla desde su santo trono (la santa sede) a todas las naciones. Remeda al Padre de santidad que está sentado en un trono celestial, Santo en todo lo posible, es objeto de culto con alabanzas que rinden discreto proceder de santidad, juzga a determinados muertos para declarar entre los vivos con tal ejercicio de aparente juicio final, Santo a algunos difuntos y quizás Francisco I en su mente prodigiosa de padre santo en infalible entre cada una de sus neuronas juegue la idea poderosa que los hombres de este mundo sólo somos ante él los ingenuos del paseo.

Por Alfonso Lugo Caro

C.c. 12.617054 de Ciénaga, Magdalena 

Compartir esta noticia