Valledupar en vigilia acompaña a Martín Elías

abril 16 ,2017 0
Compartir esta noticia

Valledupar no pudo dormir. Mejor dicho, no quiso dormir. No después de que uno de sus hijos preferidos falleciera y estuviera viajando hasta ella en una multitudinaria caravana que cruzó tres departamentos.

Ningún valduparense quería perderse la llegada del cuerpo sin vida de Martín Elías Díaz Acosta, el artista vallenato que falleció luego de un accidente de tránsito en las carreteras de Sucre.

En la entrada de Valledupar, sus seguidores madrugaron a buscar un puesto privilegiado para ver el tropel que inició en Sincelejo, ciudad en donde murió. Los andenes de la carretera no alcanzaron, algunos se subieron en árboles y en las varillas que sostenían el enorme cartel de “Bienvenidos a Valledupar”, cada quien buscó y apartó un lugar para recibir al artista.

A las 8:00 de la mañana se vislumbró la caravana en el horizonte. Los seguidores corrieron hasta ella sin darle más tiempo a la espera. Si iban a recibir a su ídolo sería desde mucho antes.

Taxistas y motorizados de Valledupar se unieron a la muchedumbre, que encabezaba un camión del Cuerpo de Bomberos. En la parte más alta del vehículo iba el féretro de Martín Elías, cubierto por la bandera de Colombia. Junto a él, su hermano mayor, Rafael Santos, a quien Martín Elías declaró como su segundo papá.

La caravana tomó más fuerza a la entrada de la capital del vallenato. La sirena de los bomberos recorrió las principales calles de Valledupar.

Si no era toda, al menos media Valledupar acompañó a Martín Elías hasta el Parque de la Leyenda Vallenata, en donde se escucharían entonces sus canciones en voz de sus fieles seguidores.

Una enorme pancarta en la que se reafirmaba que era El Gran Martín Elías, lo esperaba en ese escenario donde actuó en repetidas oportunidades. La logística anticipada de un concierto que no se esperaba estaba tomando forma.

Vallas, sillas e incluso vendedores ambulantes se ubicaron dentro y fuera del parque en donde los amigos y seguidores se disponen a darle el úlimo adiós al más notable de los herederos de la dinastía Díaz.

El amarillo, color representativo del maritinismo, se filtraba en medio del blanco y negro que, por respeto, muchos decidieron vestir para visitar el féretro.  Seguidores o no, centenares de personas empezaron muy juiciosamente a enfilarse en la entrada del Parque.

La Defensa Civil reporta 22 emergencias por desmayos

Lágrimas y lamentos inundaron el lugar, que en pocos días estará aguardando a los reyes de reyes del folclor en la versión número 50 del Festival de la Leyenda Vallenata, pero que hoy decidió vestirse de luto.

En este recinto preciado, que Martín Elías llenó en varios conciertos, grandes personajes de la música vallenata, familiares y amigos del artista fueron llegando para ofrecer sus condolencias a la familia.

Los asistentes vieron a Rafael Santos dándole ánimo a su sobrino Martín Elías Junior, que lloraba de forma inconsolable.

En medio del llanto, Dayana Jaimes, la esposa de Martín, hacía lo propio con Patricia Acosta, la mamá, que insistentemente preguntaba “por qué se llevan a mi chiquito”.

A poco metros del lugar, una romería de ciudadanos acompañaba la casa de Elvira Maestre, la abuela de Martín y madre de Diomedes Díaz.

Un equipo médico, en el que figuraba un cardiólogo, un internista y una psicóloga, se disponían a darle la noticia. Hasta hoy, “mama Vila”, ya de avanzada edad, solo sabía que Martín había tenido una accidente.

Elver Díaz, tío de Martín y uno de los promotores iniciales de su vida musical, dijo que “el muchacho era el más talentoso entre los herederos de su hermano Diomedes”.

Además, “era el más cariñoso, el más humilde, el más sano”,.

En las otras casas del Valle, solo se escucha la música de Martín Elías. En muchas de ellas, hay altares con su fotografía.

En las iglesias, la misa de 6 empezó con una plegaria por el eterno descanso del cantante.

Y en las plazas desempolvaron los carteles de la última presentación.

“La nueva ola perdió un cantante más”, dijo Juanka Vega, manager de Martín, viendo el féretro desde cerquita. Y muchos críticos coinciden con él. Alcanzando el éxito desde muy temprano, Martín Elías era, entre los nuevos vallenato, el exponente más fiel a sus raíces auténticas.

“Con él se fue una promesa y de pronto la única certeza  del vallenato moderno”, afirmó Samir Zambrano, locutor profesional.

El sepelio del cantante se cumplirán el lunes a partir de las 10. Antes le cantarán Silvestre Dangond, Ivan Villazón, Peter Manjarrés, su hermano Rafael Santos y otros compañeros del artista.

Lo más probable es que Valledupar siga, hasta entonces, en vigilia.

El Espectador

 

Compartir esta noticia