Baje de peso en el trabajo, después de vacaciones

Mar 31 2018 08:21 am 0
Compartir esta noticia

De acuerdo con la Fundación Colombiana de Obesidad, en el país alrededor de 2.5 millones de personas tienen diabetes y un número similar sufren de pre-diabetes. Cerca del 80% de esta población, es decir 2 millones de personas, presentan algún grado de sobrepeso o inclusive se encuentran en estado de obesidad.

Es apenas normal que terminando los días de descanso de Semana Santa, muchas personas sientan que están más “gorditos”, pues son conscientes de los excesos (aumento en la ingesta de comida, y en algunos casos de alcohol), y sus consecuencias, por ejemplo el sobrepeso.

Paradójicamente, en estos días donde se supone que se incrementó la actividad física por los viajes (cambio de clima, deporte, entro otros), es donde existe, de manera más marcada, una tendencia al sedentarismo. Consecuentemente, este es uno de los factores que más incide en el exceso de peso.

Y, ahora que estoy en sobrepeso ¿qué hago?

Desde el año 2010 la Organización Mundial de la Salud (OMS), viene impulsando una serie de recomendaciones sobre la actividad física para la salud. Allí es posible identificar cómo el ejercicio incide de manera directa en las condiciones de bienestar de las personas, evitando la aparición de enfermedades crónicas y mejorando la situación de quienes ya las padecían.    

A pesar de su importancia, existen miles de pretextos para no hacer ejercicio. Uno de ellos es la falta de tiempo, sobre todo cuando las jornadas laborales ocupan gran parte del día.

Pero si su intención es bajar ese peso extra, ya no es una excusa el trabajo, la oficina o las ocupaciones.

El área de Promoción y Prevención de NUEVA EPS, explica cómo bajar de peso en el trabajo:

 

Ø  Utilizar las escaleras; sólo siete minutos del día subiendo o bajando escaleras pueden proteger su corazón.

Ø  Si tiene que comer en el puesto porque no pudo salir, sea consciente de la cantidad de comida que ingiere. Pare de trabajar y dedique mínimo 15 minutos, una vez termine procure caminar; unhábito saludable es terminar y lavarse los dientes.  

 

Ø  Caminar durante su día de trabajo. Desplácese hacia el baño que quede más lejos del

puesto de trabajo. Si necesita darle un mensaje o un documento a alguien, camine en lugar de enviarlo por correo electrónico o por medio del correo interno.

 

Ø  Estírese para liberar la tensión y la rigidez de sus articulaciones; podrá mejorar esa baja energía, propia del mediodía.

 

Ø  Utilice las paredes de su oficina como equipo para hacer ejercicio. Párase alejado de la puerta

 coloque sus manos en la superficie a la altura del hombro y efectúe lagartijas verticales.

 

Ø  Encuentre un compañero(a) de trabajo con quien caminar después del almuerzo. Una rutina

de ejercicio regular y el apoyo de sus compañeros de trabajo le ayudarán a seguir con el programa.

 

Ø  Si está llevando a cabo una junta, haga una pausa para una actividad física, como un

estiramiento.

 

Ø  Lleve un par de zapatos para caminar al trabajo y manténgalos en su puesto de trabajo, eso

será un buen estímulo para salir a caminar.   

 

Finalmente, es necesario complementar la actividad física con una alimentación balanceada, pues la carga calórica que se necesita para sobrellevar la jornada laboral dentro de la oficina debe ser normal (2.000 calorías al día), por esta razón evite alimentos ricos en grasas, así como harinas y carbohidratos, en exceso.

Compartir esta noticia