Con formación del SENA, campesinos conservan reserva natural en Luruaco

Abr 7 2018 07:41 am 0
Compartir esta noticia

Campesinos de la vereda Los Límites, del municipio de Luruaco, ubicada entre el departamento del Atlántico y Bolívar, fortalecen conservación de un bosque seco tropical, hábitat de especies en vía de extinción, mediante la formación y asesoría en emprendimiento del SENA.

“La vereda se compone de dos calles, hay más o menos 60 casas”, aseguró Juan Francisco Torres, habitante de Los Límites, vereda contigua al parque regional natural los Rosales, área protegida de 2.500 hectáreas que cuenta con más de 116 especies de fauna y 119 especies de flora, algunas de ellas en vía de extinción por la acción del hombre.

“Nosotros salimos del caserío, y enseguida nos conectamos con el venado, conejo, armadillo, el mono aullador y el tití que es el que está en conservación en la reserva; pero resulta que cuando apareció la deforestación, la tala de árboles, la caza indiscriminada, a esos señores no les importó”, expresó Torres.

Uno de los arboles más afectados por la tala indiscriminada y el avance de terrenos para la ganadería es el Guáimaro, árbol que hace parte del ecosistema del mono Tití Cabeciblanco, una especie endémica de Colombia.

“Nosotros talábamos esa madera para aprovecharla, hacíamos carbón, nos daba una plática muy mala, muy justica”, dijo Tomás Martínez, otro de los habitantes de la vereda.

De ahí, que con el fin de preservar la reserva, desde hace más de cuatro años se han venido desarrollando proyectos de intervención en el bosque seco tropical. Es así como el SENA, para promover la recuperación y potenciar la reserva, llegó a esta alejada zona con formación en Agroturismo y Procesamiento de Frutas y Hortalizas, mediante el programa SENA Emprende Rural.

“Eso de que lleguen a tu comunidad y te toquen la puerta para formarte, para generar proyectos es toda una bendición, no pasa mucho. Ahora con los conocimientos que estamos adquiriendo nosotros vamos a ofrecerle a los turistas una reserva en conservación, actividades, los productos que sembramos sin químicos, el Guáimaro, un paisaje, un aire puro, una comida típica que hacen las mujeres que también fueron formadas por el SENA”, aseveró Tomás.

Más de 60 personas, entre hombres campesinos y mujeres, la mayoría afrocolombianas, se beneficiaron además de la capacitación, con asesoría en emprendimiento.

“Ya no se tala el Guáimaro, de su fruto hacemos jalea, arepas, deditos y el sabor es similar al café, también cocadas, con las frutas que producen los campesinos y con el SENA aprendimos a mejorar los procesos, la manipulación de los alimentos y su conservación. Actualmente estamos comercializando en hoteles, vamos a las ferias, lo vendemos a los extranjeros que vienen de afuera”, comentó Mercedes Torres Olivares.

Para la Directora del SENA Regional Atlántico, Jacqueline Rojas, SENA Emprende Rural representa una oportunidad de desarrollo y emprendimiento “es un programa que busca promover la generación de ingresos para la población rural, a través de acciones de formación para el desarrollo y fortalecimiento de capacidades y competencias, así como el acompañamiento de las iniciativas productivas rurales orientadas al autoconsumo, los negocios rurales y la creación de empresa, y este proyecto evidencia cómo se puede potenciar a una comunidad con apoyo”, puntualizó.

Para el desarrollo de estos proyectos reciben además apoyo de otras entidades como Envol Vert, asociación francesa sin ánimo de lucro, la Gobernación del Atlántico, Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), entre otras.

 

Compartir esta noticia