Colombianos eran explotados en una granja de cerdos en España

Abr 26 2018 11:41 am 0
Compartir esta noticia

“Vivían en un habitáculo de una granja encima del sitio donde criaban cerdos, con un olor nauseabundo a restos y desechos de animales, y en condiciones lamentables de frío y humedad durante el invierno, que fue bastante duro, lo que les hizo contraer enfermedades que no recibieron ninguna atención médica”.

Así lo describe el abogado Ángel Velle la situación de su cliente, el pereirano John Henry Hincapié, y otros dos colombianos que llegaron a trabajar a España bajo un engaño que se acaba de destapar, gracias a una denuncia que llevó al arresto de la mujer que los explotaba.

A Hincapié, que ya había estado hace unos años en España y había vuelto a Colombia, le aseguró que le proporcionaría un sueldo de mil euros (cerca de tres millones y medio de pesos), una vivienda y permiso de trabajo. Aparte, le suministraba el pasaje de avión. No cumplió todo.

Cuando este pereirano de 44 años llegó a Galicia, donde está situada la granja, “se dio de bruces con la realidad”, en palabras del abogado. “La dueña le había pintado las condiciones de color de rosa, le aseguró que todo iba a salir bien y que dentro de unos años incluso obtendría la nacionalidad”. Pero no sucedió así.

Del sueldo le descontaba 400 euros mensuales (un millón y medio más o menos) para pagar el pasaje y recibía 600 (unos dos millones de pesos) por jornadas de once horas. Solo tenía un día libre a la semana y nunca firmó un contrato de trabajo.

Durante cerca de cinco meses Hincapié y sus compañeros padecieron circunstancias lamentables. Vivían entre ratas y las únicas medicinas a las que tenían acceso eran las que ellos mismos llevaban desde Colombia. “A mi cliente le sucedió un episodio curioso y es que uno de los cerdos le mordió la nalga y le desgarró el tejido”, narra Velle. “Ni siquiera entonces recibió atención médica”. Agrega que, además, insultaban y maltrataban a los colombianos.

Cuando Hincapié le contó a Velle lo que sucedía, el abogado le dijo que no podían permitir que continuara la situación y el 19 de marzo interpuso la denuncia que dio pie a la investigación.

La dueña es una mujer española de unos 50 años que fue detenida por la policía y puesta en libertad con medidas cautelares por el Juzgado de Primera Instancia de la localidad de Sarria. “Se debe presentar todos los días 1 y 15 de cada mes para firmar en un juzgado”, explica Velle. “Está investigada por posible trata de seres humanos y delito contra los derechos de los trabajadores”.

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP), que asumió el caso, explicó que los colombianos dormían en un cuarto encima del corral de los cerdos, con la que se comunicaban a través de una escalera interna. Todo estaba sucio, con bolsas de basura en la entrada y con las cañerías atascadas, por lo que no se podía usar el baño. Usaban agua de un río cercano, poco salubre.

El CNP difundió el lunes un comunicado de prensa en España en el que daba cuenta de la detención de la mujer, sucedido el miércoles de la semana pasada. También explicaba que los tres colombianos habían sido liberados.

De acuerdo con el Consulado de Colombia en España, este les ofreció asistencia, pero aseguraron no necesitarla.

La situación legal de Hincapié es incierta en este momento. Nunca le firmaron el contrato de trabajo prometido. “Las víctimas de este tipo que se encuentran en tal situación se pueden someter a una regularización”, explica Velle. “Estamos tramitando este tema a ver cómo lo gestionamos”, agrega.

De acuerdo con subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo, cuentan con “tres meses para intentar arreglar su situación en España, dado que llegaron como turistas y no era así, sino que estaban en una situación de explotación y trata de seres humanos”.

La trata de seres humanos es un objetivo de lucha para el gobierno español. Entre 2012 y 2016 las fuerzas de seguridad liberaron 5695 personas explotadas en el país.

Compartir esta noticia