Al menos 75 muertos en Guatemala por el Volcán de Fuego

Jun 5 2018 12:47 pm 0
Compartir esta noticia

Como un coloso en llamas, el Volcán de Fuego ha desatado su furia en Guatemala. La lava ha cubierto aldeas como El Rodeo. La cifra oficial de muertos es de al menos 75, según el Instituto Nacional de Ciencias Forenses de ese país, organismo que ya ha podido identificar 17 cuerpos.

Según la última actualización de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala, se contabilizan hasta el momento 1.702.136 damnificados.

En un boletín vulcanológico especial, los expertos advierten que el volcán se ha reavivado en las últimas horas (a las 19:55 hora local del 5 de junio).

También este martes se produjo un pequeño milagro de esos que animan la difícil labor de los equipos de rescate: un bebé apareció con vida en la localidad del Rodeo.

Las víctimas quedaron atrapadas en el interior de sus viviendas al ser alcanzadas por una mezcla de lava y lodo. El periódico guatemalteco Prensa Libre explica que al haber llovido mucho en la zona, una corriente de lava se unió al lodo, lo que provocó que llegara con mayor velocidad a los núcleos de población impidiendo a los habitantes huir.

“La gente no pudo salir. Yo digo que se quedaron enterradas -afirma una superviviente, mientras avanza por un camino, cubierta de ceniza y en estado de ‘shock’-. Vimos que la lava venía por todo el callejón de los Lotes y nos corrimos para una ladera”, añade.

“Mira cómo estamos”, -afirma otro hombre, cubierto también de ceniza y que parece incapaz de moverse. Junto a él, en el suelo, están tendidos varios cuerpos inertes de personas que no consiguieron escapar a tiempo.

Hay cientos de heridos. Los equipos de rescate tratan de prestar auxilio a las personas atrapadas por ríos de lava como el que hizo irrupción en la localidad de Escuintla. Más de tres mil personas han sido evacuadas.

El desastre no se evitó porque la evacuación no se realizó a tiempo, ya que las autoridades pensaban que la erupción del Volcán de Fuego, un gigante de 3.700 metros de altura, no iba a ser tan fuerte. Al principio solo había ceniza y no fue hasta la tarde del domingo cuando se alertó del flujo piroclástico. El volcán envió cenizas a miles de metros de altura. Uno de los satélites de la NASA pudo capturar esta imagen:

Compartir esta noticia