El nacimiento de una nueva Barranquilla, el día después de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018

Ago 3 2018 10:31 am 0
Compartir esta noticia

El legado de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, los más grandes de la historia, como lo vivieron propios y visitantes en las últimas semanas, marca el nacimiento de una nueva Barranquilla.

El día después de las justas nos deja una ciudad distinta, no solo con 13 modernos escenarios que cumplen todos los estándares internacionales, verdaderas joyas deportivas con sus entornos recuperados, que dan cuenta de la transformación y crecimiento urbanístico, sino que a partir de este momento la ciudad se convierte en un referente ante el mundo por su capacidad de organizar eventos de talla internacional.

Bajo esta estrategia de ciudad, la administración distrital, en cabeza del alcalde Alejandro Char, hizo un trabajo 24/ 7 para cumplir a carta cabal con todo lo que conlleva realizar un certamen de esta magnitud.

“No hay otra palabra para describir lo que pasó aquí antes, durante y después de los Juegos: orgullo. Sacamos pecho porque Barranquilla demostró que sí pudo hacer los más grandes Juegos Centroamericanos y del Caribe, que desde el día 1 en que asumimos este reto lo hicimos con compromiso, convicción y diligencia para que la ciudad y nuestra gente demostráramos lo que somos capaces de hacer”, afirmó el alcalde Alejandro Char.

Barranquilla fue una gran anfitriona que desplegó su alegría y calidez humana para recibir a los 5.850 deportistas de los 37 países, y turistas que vinieron a vivir esta fiesta deportiva. Los barranquilleros apoyaron cada competencia con la más grande energía y con pasión, sin importar los países participantes, haciéndolos sentir a todos como en casa.

“Gracias a todos los barranquilleros que demostraron ser los mejores anfitriones, ellos también ganaron oro porque contagiaron a todos con su entusiasmo, tuvieron un comportamiento ciudadano extraordinario, diciéndole al mundo que aquí sabemos celebrar y que en este intercambio de culturas regalamos siempre la mejor sonrisa, amabilidad, entregando lo mejor”, afirmó Char.

Dentro de este gran legado que nos dejan los Juegos destacamos la huella ambiental sostenible a lo largo del tiempo con la siembra de centenares de árboles en los entornos de los nuevos escenarios. Estos árboles son y serán testigos de los grandes acontecimientos y eventos que están posicionando a Barranquilla en el ámbito internacional.

La Administración Distrital, desde el 2014, año en que fue designada como sede de las justas, empezó un trabajo sin descanso para que los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 fueran una estrategia de ciudad que quedara en la memoria de todos, que beneficiara a sus habitantes y que empezara a escribir una nueva historia a partir de su realización.

“Lo prometimos y lo cumplimos. Tenemos la satisfacción del trabajo bien hecho. Es una experiencia que nos enseñó y nos ayudó a crecer y dejar en la cúspide el nombre de la ciudad”, afirmó el mandatario distrital.

El alcalde Alejandro Char resaltó el compromiso de todas las personas que hicieron posibles estos Juegos: “Si hay un reconocimiento especial con la realización de los Juegos es para todas y cada una de las personas que se pusieron la camiseta de Barranquilla 2018, el talento humano  que estuvo presente y dispuesto desde el momento en que ganamos la sede hasta su último día, que le apostó y creyó en esta estrategia de ciudad, a ellos muchas gracias”.

El mandatario barranquillero otorgó “Medalla de oro para esos miles de voluntarios que aportaron su granito de arena con sus habilidades, con su carisma y, sobre todo, con su entrega total a estos Juegos. Ellos también hacen parte importante de la cara amable de Barranquilla”.

A partir de este momento, Barranquilla también fortalece su condición de semillero de niños y jóvenes futuros deportistas. “Ahora seremos un terruño fértil que dará muchísimos deportistas, que nos seguirán haciendo sacar pecho y pondrán en lo más alto el nombre de Barranquilla y su gente”, concluyó Char.

Barranquilla también ganó en cifras

Uno de los datos sobresalientes fue la respuesta de la comunidad local, puesto que, junto a los visitantes, logró que los 13 nuevos escenarios deportivos superaran el 90% de aforo.

Es importante destacar que estos fueron los Juegos Centroamericanos y del Caribe con la participación de más países y deportistas de la historia, ya que las 37 naciones y 5.850 deportistas superaron lo hecho en Veracruz 2014, en los que participaron 31 países  y 5.707 deportistas.

El sector hotelero también reportó beneficios durante los últimos 15 días: 80,2 % de ocupación, duplicándose frente al mismo periodo del año anterior que presentó un 41%, según los datos de Cotelco Atlántico.

El aeropuerto Ernesto Cortissoz de Barranquilla recibió 138.429 pasajeros en la temporada de las justas, que representan un incremento del 12%, también con relación a las mismas fechas en 2017.

Los Juegos también significaron un incremento en el comercio, según indicadores de Fenalco, registrándose un aumento del 15% en ventas de artículos deportivos, así como un incremento del 20% en las ventas de bares y restaurantes.

El gremio de los taxistas, que estuvo comprometido con la promoción de los atractivos turísticos de la ciudad y la excelente atención a los visitantes, reportó un aumento del 20% en movilización de pasajeros.

Otra de las grandes apuestas de la Alcaldía Distrital de Barranquilla durante estos Juegos fue el Festival del Río, evento que copó el Gran Malecón del Río con la participación de 3.000 artistas entre músicos y bailarines, así como también una variada oferta gastronómica, de artesanías y recreación. Este evento de promoción cultural resultó todo un éxito gracias a la excelente acogida que recibió por parte del público, con una cifra de 702.000 asistentes durante su desarrollo del 20 al 29 de julio.

La promoción turística de destino de nuestra ciudad estuvo fortalecida por la atención a los ciudadanos y visitantes en los Puntos de Atención Turística (PAT), ubicados en la Villa Centroamericana y el Gran Malecón del Río. En ellos se atendieron más de 1.000 personas, brindando información sobre planes y atractivos de la ciudad.

Compartir esta noticia