Un Policía muerto dejan tres ataques terroristas en Cauca

Ago 8 2018 07:18 am 0
Compartir esta noticia

Tres explosiones en Cauca, que cobraron la vida del comandante de la estación de policía de Padilla y dejaron heridos a cuatro uniformados más, fueron el lunar en las horas previas a la posesión de Iván Duque como el presidente número 60 en la historia del país.

Estos hechos de violencia son atribuidos a las disidencias del sexto frente de las Farc, que tiene el control de los cultivos de marihuana que crecen en la zona norte del departamento.

“Estos ataques los rechazamos enfáticamente y son una retaliación a los golpes que Ejército y Policía han venido asestándole a esta estructura al margen de la leydedicada al narcotráfico, como la incautación de seis toneladas de insumos químicos esta semana para procesar la droga”, dijo el gobernador del Cauca, Óscar Campo Hurtado.

En un primer ataque, reportado sobre las 9 y 20 de la noche del 6 de agosto, perdió la vida el intendente Eddier Burbano Beltrán, con 21 años de servicio, a quien le informaron que había una moto abandonada en inmediaciones de la estación de policía de Padilla. “Burbano Beltrán salió junto con tres otros uniformados a efectuar la respectiva verificación. En ese momento se activó una carga explosiva que tenía oculta la motocicleta”, reportó la Policía.

El intendente, de 47 años, deja tres hijos y esposa. Tenía 47 felicitaciones y ocho condecoraciones en su hoja de vida.

El subintendente Eyber Tamayo Montenegro, subcomandante de estación; el patrullero Cristian David García Albán y el auxiliar Edwin Steven Ramírez Valencia fueron remitidos a centros médicos donde se reponen de sus heridas.

Dos horas después, en Santander de Quilichao, fue activada otra moto bomba en inmediaciones de la Registraduría, sin ningún reporte de heridos.

Y, en Suárez, en la madrugada del 7 de agosto fue hostigada con granadas de mano la estación de policía, donde un uniformado resultó herido.

En Corinto, expertos en explosivos detonaron de manera controlada una moto que estaba cargada con explosivos, la cual habían dejado en inmediaciones de la estación de policía del municipio.

En respuesta, en la mañana de ayer, tropas de la Tercera División del Ejército ubicaron, en el marco de la operación Atalanta –cuyo objetivo es enfrentar las disidencias–,un campamento del frente ‘Míller Perdomo’ en la vereda Betulia de Suárez, donde sostuvieron un combate en el que resultó muerto uno de los disidentes y otro más fue capturado.

En Arauca, hombres que se identificaron como disidentes de las Farc atravesaron en la vía Fortul-Tame un camión que estaría cargado con explosivos.

“Lo que manifiesta el conductor fue que dejaron un paquete por debajo de la volqueta. Ya tuvimos comunicación con el batallón del ejército (…) personal experto en antiexplosivos, para verificar qué contiene el paquete”, dijo el alcalde de Tame, Lenin Pastrana Vergel.

Hasta la noche de este martes, la vía se mantenía cerrada para cumplir con los protocolos de seguridad. Paralelo a ello, en Puerto Jodán, Tame, una granada de fragmentación fue arrojada contra un puesto de control del ejército, sin que se reportaran víctimas fatales ni heridos.

En Cali, hacia el mediodía del martes, hombres en moto lanzaron una granada contra el CAI de Mojica, en el oriente de la ciudad. Solo hubo daños materiales y hasta ahora se desconocen los autores.

En Bogotá y algunas ciudades capitales se desarrollaron, sin ninguna alteración de orden público, concentraciones para rechazar los homicidios de los líderes sociales, las cuales fueron convocadas por el movimiento Colombia Humana, del excandidato presidencial y hoy senador Gustavo Petro.

Compartir esta noticia