Casa por cárcel para el empresario Eduardo Dávila, condenado por homicidio

Ago 18 2018 08:00 am 0
Compartir esta noticia

El empresario Eduardo Dávila Armenta abandonó ayer viernes 17 de agosto la Penitenciaría del barrio El Bosque luego de permanecer allí, al menos 5 años, en cumplimiento a su condena de 34 años de prisión por el delito de homicidio.

Así lo dio a conocer el diario El Heraldo tras obtener información sobre la decisión del Juzgado Cuarto de Ejecución de Penas de Barranquilla de cobijar con detención domiciliaria el 14 de agosto al también exdirigente deportivo del Club Unión Magdalena.

Fuentes del penal ubicado en el sur de Barranquilla informaron a esta casa periodística que Dávila Armenta salió antes del mediodía y lo hizo en un vehículo particular. Al parecer, se dirígía a Santa Marta, su ciudad natal.

El caso

El 26 de julio de 2012 el Juzgado Primero Especializado de Medellín condenó a 34 años de prisión a Eduardo Dávila Armenta, señalado de ser el autor intelectual del homicidio de Carmen Vergara Díaz Granados, apodada ‘La Nena’. El asesinato de la mujer se registró el 18 de enero de 2007 en la vía al Rodadero.

Carmen Vergara era la persona que manejaba las finanzas de María del Pilar Espinosa, viuda de Jorge Gnecco Cerchar, asesinado por paramilitares de alias Jorge 40, en agosto del 2001, entre Magdalena y Cesar.

Al morir Gnecco, Dávila Armenta, quien era su compadre, inició una relación amorosa con la viuda que, en sus inicios fue de felicidad, pero se transformó en tormentosa.

Versiones de allegados apuntan a que la Nena Vergara le aconsejaba a su amiga María del Pilar que acabara con ese vínculo, hasta que logró su propósito. Esta última se fue del país, dejándole sus negocios a La Nena.

Estando la viuda de Gnecco en el exterior, Vergara salió ilesa de un atentado criminal, del cual responsabilizó a Dávila. Para protegerla, los Gnecco le asignaron un carro blindado para que se movilizara.

En 2006 María del Pilar Espinosa regresó al país y le pidió el vehículo blindado a la Nena, quien le tocó andar en su vehículo particular. El 18 de enero de 2007, cuando se dirigía a El Rodadero por el cerro Ziruma, el automotor fue interceptado por hombres en moto que la asesinaron.

Testigos aseguraron que fueron Eduardo Dávila y María del Pilar Espinosa –que al parecer habían reanudado relación–, quienes planearon el crimen y que, por eso, la viuda de Gnecco le había quitado la camioneta.

La empresaria María del Pilar Espinosa Del Castillo, viuda de Jorge Gnecco Cerchar, fue capturada en marzo del 2007 por la Dijín a la salida de la Fiscalía donde se notificaba de una decisión judicial para reasumir la custodia de sus empresas que habían quedado en manos de sus hijos.

 

Compartir esta noticia