Conozca las verdades sobre el caracol africano. Usted lo puede encontrar en su jardín

Oct 14 2016 02:04 pm 0
Compartir esta noticia
doctor
Doctor Alfredo González Gómez 

El médico cirujano Alfredo  Mauricio González Gómez, egresado de la Universidad Metropolitana de Barranquilla, despeja algunas dudas sobre el caracol africano, que por estos días invade los jardines en la ciudad.

Entre los miembros de la familia achatinidae están los más grandes caracoles terrestres conocidos. Los 13 géneros que constituyen la familia, son endémicos de África, aunque unas pocas especies han adquirido notoriedad mundial al ser introducidas por el hombre en muchas regiones tropicales.

En Colombia, en regiones costeras como, región caribe y pacífico hay presencia.

Los caracoles son moluscos, se diferencian de las babosas por poseer una concha dorsal externa muy visible de formas y colores variados según la especie.

Esta clase es la más diversificada de todos los moluscos, es posible encontrar ejemplares tanto terrestres como marinos e incluso en agua dulce.

No se sabe de manera precisa cómo llegó al país, pero se cree que fue introducido con fines comerciales como mascota.

La voracidad alimenticia de los moluscos, ocasiona grandes pérdidas, no sólo en la agricultura sino también en piscicultura y en la jardinería, generalmente ataca inmediatamente después de una lluvia, al atardecer o en la noche

En la escala zoológica la ubicación taxonómica de los caracoles es:

* Reino animalia

* Phylum mollusca

* Clase gasterópoda

* Subclase pulmonada

* Orden stylommatophora

* Suborden sigmurethra

* superfamilia achatinoidea

* Familia achatinidae

* Género achatina

* Especie fúlica

La familia achatinidae es la que regularmente se encuentra en los jardines y zonas de cultivos, donde se alimenta de las partes tiernas de las plantas, llegando algunas veces a convertirse en plaga de importancia económica.

Morfología externa:

El caracol gigante africano terrestre es un gasterópodo invertebrado de sangre fría formado por:

Fúlica: tiene hábitos nocturnos y prefieren los sitios húmedos y sombríos, debajo de piedras, bloques, restos de cosechas, arbustos y hojas secas en descomposición, entre otros. Su actividad comienza al atardecer y gradualmente se incrementa hasta alcanzar un pico a las 4-6 horas después de oscurecer.

En condiciones severas de sequía, cuando la humedad del suelo en los primeros cinco centímetros del perfil baja hasta 6%, se entierran profundamente en el suelo, hasta que las condiciones de humedad le sean favorables. La voracidad alimenticia de los moluscos, ocasiona grandes pérdidas, no sólo en la agricultura sino también en piscicultura y en la jardinería, generalmente ataca inmediatamente después de una lluvia, al atardecer o en la noche.

Utilizan la rádula para raspar la epidermis de hojas, flores, frutos, semillas, plántulas, ramas jóvenes y partes subterráneas, dañando los brotes vegetativos en desarrollo. Cuando el ataque se hace más severo, se presentan perforaciones de tamaño y bordes irregulares, desmejorando la calidad del producto que va al mercado.

Después de haber habido contacto con el caracol, especial mente con su ” baba” él se torna en forma parasitaria llamada la esquistosomiasis que es la más conocida y es una enfermedad causada por schistosomas y cuyo huésped intermediario es un caracol, dicho parásito entran en los seres humanos al adherirse a la piel, y luego migran a través del sistema venoso de las venas portales para colonizar en buena parte de los tejidos del organismo.

Síntomas característicos

Desafortunadamente, unos pocos pacientes desarrollar la esquistosomiasis aguda (fiebre de katayama) durante este período, y sus síntomas se asemejan a aquellos para la enfermedad del suero y son los siguientes: • fiebre • dolor abdominal (hígado / bazo) • diarrea o sangre en las heces • tos • malestar • dolor de cabeza • erupción • dolores en el cuerpo

¿Cómo se diagnostica?

Simplemente por historia clínica al momento de entrevistar al paciente y responda que tuvo contacto, entre más grande el molusco así será la veracidad y las complicaciones del paciente, según circular de enero 2016 la OMS desconoce mucho de este molusco y simplemente recomienda el manejo de sus síntomas, la mortalidad de los paciente es demasiado baja, se identifica que solo personas con enfermedad de base , si en algún momento identifica un caracol por favor no tenga contacto, avise de inmediato las autoridades competentes. Actualmente se encuentra en estudio y no existe en Colombia un protocolo de atención a estos pacientes.

Compartir esta noticia