Impuesto a bebidas azucaradas enfrentó al MinSalud con algunos congresistas

Nov 23 2016 06:02 am 0
Compartir esta noticia

Con toda la artillería argumentativa el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, defendió en la sesión conjunta de las comisiones económicas de Senado y Cámara de Representantes el impuesto del 20% a las bebidas azucaradas, argumentos, que por supuesto, fueron rebatidos por algunos congresistas que ven este gravamen como un “asalto a mano armada” a las familias colombianas de nivel socioeconómico más bajo.

El Ministro durante su intervención aseguró que el debate sobre este impuesto debe alejarse de toda intención populista y demagoga, haciendo referencia a la manera equivocada en cómo, desde otros organismos, se viene informando a la opinión pública al respecto, y que el debate debe darse a partir de fundamentos científicos los cuales defienden la incidencia negativa de las bebidas azucaradas en la salud de las personas y que han publicado  a nivel mundial.

“Este impuesto promueve cambios de comportamientos y es una manera de decirle a la sociedad que el producto es riesgoso”, apuntó Gaviria, quien seguidamente resumió en cuatro puntos el impacto positivo que este traería si se llegase a establecer: “con el impuesto de 20%, en el cuarto año de operación, el número de casos de diabetes asociados se reducirían aproximadamente en 18.000; en ese mismo año la mortalidad por diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, se reduciría en alrededor de 700 personas; el gasto en el tratamiento de diabetes atribuible a bebidas azucaradas es aproximadamente de $740 mil millones, y proyectando a 2020, con un impuesto de 20% se lograría un ahorro de 220 mil millones en el tratamiento de esta patología”.

Añadió que quienes dicen que esta propuesta es absurda, deberían presentar alternativas que permitan combatir los altos índices de casos de diabetes que se presentan en el país, al igual que la tendencia ascendente a padecer obesidad, enfermedad que cada vez es más recurrente en los jóvenes.

Pero no sólo los argumentos del Ministro no cayeron en gracia entre algunos de los miembros de las comisiones económicas, sino que calificaron como una posición arrogante y soberbia la manera cómo defendió su posición y el impuesto.

“No le queda bien Ministro insinuar que este Congreso toma una decisión basado en falacias o en intereses económicos. Con esto usted, ahí sí, está empezando a apelar a un argumento populista y no a un debate sano y transparente”, dijo el senador Iván Duque (P. Centro Democrático).

Sostuvo que el sedentarismo es la causa número uno de sobrepeso en el país, el consumo de sal, déficit de consumo de proteína, bajo consumo de frutas y verduras, también inciden de manera preponderante en el padecimiento de sobrepeso. Aseguró que “en Colombia solo el 3% del consumo calórico corresponde a bebidas azucaradas. Se hace necesario mirar e investigar otros factores. Y solo el 11% de las bebidas que se consumen diariamente en el país, corresponden a bebidas azucaradas”, y que para el caso de México, añadió, el cual puso como ejemplo el Ministro pues en ese país se estableció el mismo impuesto y ha resultado exitoso, el consumo diario era del 25% por lo que, enfatizó Duque, se hacía necesario tomar medidas.

A partir de esta precisión, el Senador afirmó que esta realidad debe ser abordada bajo el criterio de una política pública integral y no a través de un impuesto.

Seguidamente la senadora María del Rosario Guerra (P. Centro Democrático), quien también criticó severamente la actitud asumida por el ministro Gaviria en el debate, apoyó la tesis de su compañero de bancada y aseguró que el sedentarismo está estrechamente relacionado con el sobrepeso y, advirtió al Ministro, que “así como promueve medidas en contra de la vida (eutanasia, consumo de marihuana), debería abordar campañas educativas que prevengan sobre los efectos nocivos del consumo de bebidas azucaradas”.

Agregó que en las familias de niveles socioeconómicos más bajos el gasto en gaseosas y jugos procesados es de $38 mil mensuales, y en las familias con mayores ingresos, es de $33 mil, “se hace necesario promover el consumo de otros productos que no afecten la salud de los colombianos”.

Compartir esta noticia