Es contradictorio un gobierno que habla de paz y se aleja de lo social: Senador Name

Ene 5 2017 06:48 am 0
Compartir esta noticia

Frente a ciertas conductas permisivas que desdicen del necesario control del gasto público y otras que son omisivas respecto de la corrupción en las altas esferas del Estado, sorprende que el Gobierno Nacional le saque el cuerpo a una ley que beneficia a las clases menos favorecidas.

La evidente demostración de ese alejamiento es lo que ocurre con la pobreza en La Guajira y en la zona Pacífica, entre otros aspectos de la marginalidad territorial, así como el fracaso de la política inflacionaria que resta poder adquisitivo a los sectores de menores ingresos, situación que empeora con la elevación del IVA para la mayoría de los productos de la canasta familiar.

Sucesivamente todo va cuesta arriba en detrimento del incremento salarial que a pocas horas del 2017 ya se ha desdibujado, hecho este que ha servido a las centrales obreras para notificar que dada la situación alcista y la precariedad del ingreso, este año será una vigencia llena de paros y movilizaciones sociales.

Frente a un aparato productivo diezmado por circunstancias externas e internas, que se resiente aún más por los efectos de la nueva estructura tributaria del país como lo ha reconocido la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, la creación de empleo no marcha al ritmo que se preveía y si bien el indicador que refleja el Dane habla de una ocupación positiva habría que ponerle el colador al asunto para dejar en términos reales lo que representan el rebusque y la informalidad en el mercado laboral.

No es suficiente con entregar un volumen de subsidios a madres cabeza de hogar, jóvenes estudiantes, adultos mayores y familias vulnerables para reducir la pobreza. Se requiere más dinamismo en las políticas de Estado para llegar a quienes menos tienen.

Fue lo que pretendió el Congreso de la República cuando el Senado y la Cámara de Representantes votaron favorablemente la ley  que eliminaba el cobro por la reconexión de servicios públicos domiciliarios, específicamente en los estratos 1 y 2 de la población.

Compartir esta noticia