Ejército acusa a Eln de ataque que dejó cinco militares muertos

Feb 27 2018 09:09 pm 0
Compartir esta noticia

A guerrilleros pertenecientes al Frente Juan Fernando Porras Martínezdel Eln atribuyó este martes el Ejército Nacional la emboscada contra una patrulla militar en Norte de Santander que deja, de forma preliminar, cinco soldados muertos y otras 10 más heridos.

Según detalla la institución, en cabeza del Comando de la Fuerza de Tarea Vulcano, el ataque con explosivos se presentó sobre la 1:00 de la madrugada a la altura de la vereda Palmarito, en la vía que de Tibú conduce al sector de Salazar de las Palmas, en Norte de Santander.

Allí, informa el Ejército, fue activado un artefacto explosivo improvisado, instalado por sujetos pertenecientes al Eln. Las víctimas son cinco soldados profesionales quienes perdieron la vida, mientras que otros 10 resultaron heridos y fueron trasladados a centros asistenciales de Cúcuta, para ser atendidos.

Las víctimas del ataque fueron identificadas como los soldadosJhonathan Pérez Burbano (proveniente de El Tambo, Nariño); Gabriel Alonso Pérez Caro (de San Jerónimo, Antioquia); Laurentino Peña Peña (de Bolívar, Valle del Cauca); Jeisson David Peña Roco (de Bogotá) y Egdy Fernando Pérez Ante (de Santa Rosa, Cauca).

“Rechazamos estás acciones cobardes e indiscriminadas, donde el Eln, ante la imposibilidad de enfrentar a las tropas, emplean medios y métodos de guerra no convencionales, prohibidos expresamente por el Derecho Internacional Humanitario, que ponen en riesgo la vida de nuestras tropas y de la comunidad que transita por el sector”, declara la institución.

El Ejército, que expresa su condolencia y acompañamiento a las familias de las víctimas, declara que las operaciones militares seguirán desarrollándose en la región del Catatumbo y en el departamento de Norte de Santander, “con el firme propósito de velar por la tranquilidad, seguridad y defensa de los habitantes”.

En respuesta al hecho, el presidente Juan Manuel Santos calificó como un “cobarde atentado” el ataque contra la caravana militar y advirtió que irán “tras los responsables”.

Contraste con cese unilateral por elecciones

Hace menos de 24 horas, y a menos de 15 días de que se realicen las elecciones para Congreso, el Eln había anunciado que decretará un cese unilateral del fuego, como gesto de respeto por el derecho que tienen los colombianos a elegir a sus representantes ante el Estado. El anuncio mereció el aplauso de los distintos sectores de la opinión pública que pedían a la guerrilla dar una demostración de su voluntad de paz. Incluso, el propio presidente Juan Manuel Santos celebró la decisión.

“Ante las próximas elecciones del 11 de marzo –así no compartamos estos procesos viciados–; como una muestra de respeto a las colombianas y colombianos que van a depositar su voto, el Ejército de Liberación Nacional realizará un cese de operaciones militares ofensivas entre el 9 y el 13 de marzo próximo”, señaló el Comando Central de este grupo insurgente, no sin antes agradecer la mediación realizada por monseñor Óscar Urbina, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia; el senador Iván Cepeda, el exministro Álvaro Leyva y Jean Arnault, jefe de la Misión de Verificación de la ONU, quienes han cumplido un importante papel para mantener la mesa de diálogos.

“Ese era el tipo de gestos que estábamos nosotros pidiendo. He dicho, desde el momento en que se rompió el cese al fuego el 9 de enero de este año, que el Eln debería ser coherente, vienen insistiendo en que quieren la paz, pero las acciones de ellos iban totalmente en contravía, y que si no veíamos un mínimo de coherencia, restablecer el diálogo iba a ser difícil”, contestó el jefe de Estado en su entrevista con La FM.

Desde el 9 de enero, día en que expiró el acuerdo de cese bilateral, el jefe de Estado ha invitado a este grupo guerrillero a demostrar su voluntad de paz con hechos que permitan reanudar las conversaciones.

Por eso, el Eln aprovechó el anuncio del nuevo cese unilateral para pedir al presidente y su equipo de diálogos que se defina una fecha para instalar el quinto ciclo de negociación, en el cual, además, pide que se proyecte “el Gran Diálogo Nacional, cuyas bases quedaron establecidas, desde finales de 2017, en las Audiencias de Tocancipá”.

Esta iniciativa pretende que distintos sectores sociales converjan al rededor de unos acuerdos mínimos sobre la idea de país, de paz y de democracia. Incluso, que este pacto contribuya a hacer pedagogía de la mesa de Quito y dinamice la participación de la sociedad en el proceso de negociación, tal y como quedó pactado en la agenda de diálogos.

Finalmente, el Eln propuso al presidente Santos “fijar una fecha de inicio del quinto ciclo de conversaciones y enviar su delegación de diálogo a Quito. En correspondencia, en esta fecha también se harían presentes todos nuestros delegados, en la capital de Ecuador”, y señaló que el ciclo de conversaciones debe servir para evaluar el pasado cese bilateral del fuego, que se extendió por 101 días, para que así se pueda pactar uno nuevo que responda al clamor de los colombianos de silenciar los fusiles.

Las elecciones del próximo 11 de marzo serán las primeras en medio siglo en que el Eln no decreta un paro armado y amenaza con sabotear el proceso electoral, sino que al contrario, declara un cese unilateral para permitir a los colombianos acudir a las urnas. Además, serán los primeros comicios en que las Farc participarán como partido político y no como una fuerza armada que amenaza el normal desarrollo de la primera jornada democrática del 2018.

Compartir esta noticia