Junior empató 2-2 con Leones, en Itagüí

Sep 29 2018 05:43 pm 0
Compartir esta noticia

Al Junior le arrebataron el triunfo de las manos, se lo sacaron del bolsillo cuando parecía tenerlo asegurado. Un autogol accidental de Deivy Balanta, que en un intento desesperado por despejar el balón, terminó metiéndolo al fondo de la red, acabó con la ilusión del ‘Tiburón’, a seis minutos del final, de traerse tres puntos valiosos del estadio Metropolitano de Itagüí.

‘Tiburones’ y Leones protagonizaron ayer un empate (2-2) movido, en el que predominaron los errores defensivos en ambos bandos. Cuando todos daban por hecho el triunfo rojiblanco, gracias a los goles de Iván Rivas y Léiner Escalante, llegó el tanto en propia puerta de Balanta, que obligó al ‘equipo B’ del Junior a conformarse con un punto, valioso igualmente, pero que deja un leve sabor amargo, porque se aspiraba a más.

Fue un juego parejo, disputado, reñido, en un campo complicado, por su estado y por la llovizna que arropó ayer el cielo antioqueño. Ambos equipos arrancaron con ganas de dar el primer golpe, pero ese privilegio fue para el Junior, que encontró por la vía del punto penal el tanto para abrir la pizarra.

Daniel Moreno fue derribado dentro del área por el arquero Arled Cadavid e Iván Rivas transformaba esa falta en gol, anotando su primer tanto con la camiseta rojiblanca.

No había tiempo para lamentos y Leones respondió de inmediato. Desconcentración de la zaga rojiblanca, que permitió, pasivamente, varios rebotes dentro del área, para que el delantero Jhon Sánchez anotara con el arco a su disposición.

Junior no se dejó amilanar. El equipo rojiblanco fue como ese boxeador corajudo, que cuando le tocan el orgullo va por más, llevándose por delante al que sea. Y ante un ‘ofensa’, responde con otro gol, esta vez de Escalante, que definió de volea una pelota aérea, tras un remate mordido del argentino Sambueza.

Junior se agrupó para cerrarle las vías a Leones y se aferró adelante a la explosividad de sus atacantes y a lo que pudiera producir Sambueza, que ayer realizó una presentación aceptable.

El argentino mostró pinceladas de su fútbol. De sus pies nacieron algunas de las aproximaciones claras de la visita, que pudo liquidar el juego en una acción donde el argentino se vistió de ‘10’ para dejar mano a mano a Moreno, pero el remate del juvenil se estrelló rebeldemente en la base del vertical. Era el tanto ganador, con el que se iba a bajar definitivamente el telón. Pero no, Junior le dio vida a Leones.

La segunda parte volvió a evidenciar lo mismo: dos equipos que se rebuscaban en ataca para generar peligro, pero que tenían en sus defensores a sus principales ‘enemigos’.
El ‘Tiburón’ aguantó la leve arremetida, que estrelló un balón en el palo, en la única acción con riesgo en la segunda parte. Hasta que llegó el tanto en contra de Balanta, que dejó fríos a todos.

Junior se trajo un punto de Itagüí, que no es negativo, pero queda al final ese sinsabor de que pudo ser más rentable ese viaje a tierras antioqueñas para enfrentar al candidato número uno al descenso.

Compartir esta noticia