Cinco recomendaciones para usar el glucómetro en los pacientes con diabetes

Dic 11 2018 04:39 pm 0
Compartir esta noticia

Medirse autónomamente los niveles de azúcar en la sangre con un glucómetro en los espacios donde se realizan las actividades cotidianas, hace parte del autocontrol y del rol que deben cumplir los pacientes para cuidarse de la diabetes.

Según la doctora Luisa Fernanda Bohórquez, diabetóloga adscrita a Colsanitas, “Las mediciones con el glucómetro orientan al paciente en la toma de decisiones sobre sus comidas o el medicamento, en caso de que lo tome. Sin embargo, no reemplazan las pruebas de laboratorio que el médico haya solicitado con alguna regularidad”. A continuación, cinco recomendaciones para utilizar adecuadamente el medidor de glucosa.

1.       Sobre el glucómetro: existen diferentes tipos de glucómetros en el mercado sobre los que existen todo tipo de comentarios y reseñas. Esas recomendaciones son importantes, pero hay que tener presente que el mejor glucómetro es el que el paciente sabe utilizar. Lo más importante es que el paciente se sienta cómodo con el dispositivo y lo manipule adecuadamente, así como que sea fácil conseguir sus repuestos para medición y calibración.

2.       Las tiras del glucómetro: el lugar donde se deposita la muestra de sangre requiere del mismo cuidado y manipulación de cualquier medicamento. Estos implementos tienen fecha de vencimiento, por eso cada vez que se utilicen, se debe verificar este dato.

Las tiras se deben almacenar en un lugar fresco y seco, lejos de las altas temperaturas y no se deben dejar expuestas a la intemperie. Para cada medición se debe usar una tira nueva, y en caso de que se haya manipulado incorrectamente, se debe desechar inmediatamente y utiliza una nueva.

3.       Frecuencia y horarios: al principio, cuando se está ajustando el tratamiento, que incluye un plan alimentario, actividad física y fármacos o insulina según los requerimientos, las mediciones serán con mayor frecuencia.

Con el tiempo la periodicidad disminuirá en la medida que la diabetes esté controlada, pero las mediciones no desaparecerán. La frecuencia de mediciones será acordada con el médico u otro integrante del equipo de salud. Las mediciones también son necesarias cuando el paciente se sienta enfermo o durante eventos que le produzcan emociones fuertes. Estas son adicionales a los controles de rutina.

Es primordial que las mediciones se realicen antes de cada comida principal (desayuno, almuerzo y cena) y dos horas después. Con este último horario debe haber especial puntualidad, pues hacerla antes o después afecta la confiabilidad de la interpretación del resultado, ya que de estos dependen los futuros ajustes para el tratamiento.

 

4.       Saber interpretar los resultados: es importante tener claridad sobre el rango en el que deben estar los niveles de glucosa para saber si están elevados o bajos. Se considera que la diabetes está controlada cuando los valores de la medición antes de las comidas principales están entre 70 y 130 mg.

Entre tanto, los valores de las mediciones dos horas después deben estar entre 70 y 160 mg según las guías de Diabetes de algunos grupos en Colombia.

5.       ¿Cómo hacer la medición?

1.       Lavar las manos antes de cada medición.

2.       Con una lanceta, perforar la yema de los dedos en el sitio donde se ha definido que causa menos incomodidad.

3.       Limpiar la primera gota y usar la segunda para ponerla en la tira que absorbe la sangre al contacto. En la mayoría de los glucómetros, la muestra de sangre se coloca cuando la tira ya está acomodada en el dispositivo; en otros se coloca la sangre en la tira y luego esta va al glucómetro.

4.       En pocos segundos, el medidor de glucosa arrojará el valor.

5.       Desechar la tira y la aguja de la lanceta en las canecas rojas para desechos biológicos.

Compartir esta noticia