Conozca cómo funciona el triage en el servicio de urgencias

Ene 12 2019 07:29 am 0
Compartir esta noticia

Durante el año 2018 NUEVA EPS autorizó cerca de 2 millones de atenciones en urgencias; sólo en diciembre fueron 153.897 y se estima que durante los próximos días esta cifra aumente, teniendo en cuenta el inicio de las diferentes ferias y carnavales en el territorio colombiano.

Es por eso que NUEVA EPS recuerda las cinco categorías de triage, que se tienen en cuenta en todos los hospitales o clínicas y que permiten calificar la gravedad y sintomatología de cada usuario, así como la prioridad de su atención. Conózcalas y téngalas en cuenta a la hora de visitar un centro de salud.

Triage I: La condición clínica del usuario representa un riesgo vital y necesita maniobras de reanimación por su condición respiratoria, neurológica, o por la pérdida de miembro u órgano debido a esto su tención debe ser inmediata.

Triage II: la condición clínica del paciente puede evolucionar hacia un rápido deterioro llevándolo a la muerte, o incrementar el riesgo para la pérdida de un miembro u órgano, por lo tanto, requiere una atención que no debe superar los treinta (30) minutos. Tenga en cuenta que la presencia de un dolor extremo de acuerdo con el sistema de clasificación usado, debe ser considerada como un criterio dentro de esta categoría.

Triage III: son aquellos pacientes que necesitan un examen complementario o un tratamiento rápido, dado que se encuentran estables desde el punto de vista fisiológico, aunque su situación puede empeorar si no se actúa.

Triage IV: el paciente presenta condiciones médicas que no comprometen su estado general, ni representan un riesgo evidente para la vida o pérdida de miembro u órgano. No obstante, existen riesgos de complicación o secuelas de la enfermedad o lesión si no recibe la atención correspondiente.

Triage V: el paciente presenta una condición clínica relacionada con problemas agudos o crónicos sin evidencia de deterioro que comprometa el estado general de paciente y no representa un riesgo evidente para su vida o la funcionalidad de algún miembro u órgano.

 

Compartir esta noticia