Por graves irregularidades, Supersalud toma posesión del Hospital San Jerónimo de Montería

Feb 8 2019 08:00 am 0
Compartir esta noticia

Entre los hallazgos, la entidad identificó medicamentos vencidos, mala disposición de residuos hospitalarios, incumplimiento de condiciones sanitarias mínimas y riesgo de infecciones a los pacientes.

 

La Superintendencia Nacional de Salud terminó la inspección a la ESE Hospital San Jerónimo de Montería, donde encontró serias irregularidades y fallas que ponen en riesgo la salud y la vida de los pacientes, no solo en el departamento de Córdoba, sino en las regiones que conforman su área de influencia, como el Urabá Antioqueño, el Bajo Cauca y Sincelejo.

Cabe recordar que a comienzos de este año, el Presidente Iván Duque firmó la Ley 1949 del 8 de enero de 2019, que fortalece la capacidad institucional de la Superintendencia Nacional de Salud en materia de sanciones, redefine algunas de las competencias de la entidad y le da mayores herramientas para ejercer sus funciones de vigilancia y control.

La Superintendencia estableció fallas graves en aspectos técnicos, asistenciales, financieros, administrativos y jurídicos, que se encuentran en investigación.

Entre las principales irregularidades, se encontró que el hospital no cumple con los protocolos para la disposición de residuos y existe riesgo de contaminación para los pacientes hospitalizados; medicamentos vencidos; servicios de ecografía, banco de sangre, UCI adultos y radiología cerrados,  además de no estar cumpliendo con el protocolo de aislamiento de pacientes con enfermedades infecciosas altamente trasmisibles.

Hallazgos técnico-asistenciales

Según informó la Supersalud, sin desconocer que el Hospital se encuentra adelantando arreglos locativos en algunos servicios, se pudo identificar que no se cumple con los requisitos de seguridad para obras y se registran fallas en el proceso de planeación.

Los siguientes son algunos de los hallazgos reportados por la Supersalud:

—No se cumple con los protocolos para la disposición de residuos y existe riesgo de contaminación para los pacientes hospitalizados.

—Hay equipos biomédicos sin uso y en completo abandono.

—Los insumos y medicamentos con los que cuenta el centro asistencial solo sirven para proveer máximo una semana con la ocupación que actualmente tiene, y se encontraron medicamentos vencidos.

—Se detectó preparación de unidosis sin acatar la norma técnica ni la autorización del Invima, generando un riesgo en la medicación de los pacientes.

—Se presentan prácticas inseguras en todos los servicios intrahospitalarios y pacientes sin identificar, en servicios como pediatría y hospitalización de adultos.

—Se registran problemas de zoonosis y contaminación por vectores; se identificó agua empozada en diferentes zonas del centro asistencial, que pueden generar la reproducción de zancudos.

—Hay mala disposición de residuos hospitalarios y asepsia, hecho que genera un riesgo de infección cruzada a los pacientes.

—Se registra falta de mantenimiento de los equipos de bombeo y distribución de agua para los servicios sin tratar.

—La entidad no cumple con el protocolo de aislamiento de pacientes con enfermedades infecciosas altamente trasmisibles.

Hallazgos financieros, administrativos y jurídicos

De acuerdo con el informe de la Superintendencia Nacional de Salud, el Hospital presenta una mora en el pago de nómina de 2 meses y de honorarios por 3 meses.

Además, la ESE no ha esclarecido la situación de 490 contratos suscritos el 1° de enero de 2019, hallazgos que también han sido presentados por la red de controladores del departamento, integrada por la Contraloría y Procuraduría departamentales, hechos que son materia de investigación.

Así mismo, no hay inventario de los procesos en contra de la entidad, y no se ha provisionado un valor estimado de los resultados financieros.

Finalmente, el Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, anunció que “la entidad continuará, durante los seis meses que determinó para la intervención del hospital, con el proceso de evaluación, y una vez culmine la etapa de análisis de datos, por parte del equipo interventor, se continuará con la implementación de acciones que permitan estabilizar la prestación de los servicios y el equilibrio financiero y presupuestal”.

Compartir esta noticia