Migración venezolana, un desafío para el urbanismo colombiano

May 12 2019 11:26 am 0
Compartir esta noticia

El creciente aumento de las migraciones debe suscitar desafíos en materia de planeación urbana en Latinoamérica. Parte del análisis sobre la temática en ‘Visión 2019’.

 

En el Coliseo de Competencias de la Universidad de la Costa, donde se desarrolló la XIII versión de Visión 2019: ‘Impactos Sociales, Económicos y Ambientales de los Fenómenos Migratorios’, tuvo lugar la conferencia ‘El impacto de la migración venezolana: Una crisis Urbana’, a cargo de Carina Lakovits, consultora del Banco Mundial y especialista en temas de desarrollo urbano y resiliencia.

Lakovits inició su participación refiriéndose al impacto ocasionado por la mayoría de los venezolanos que han emigrado a centros urbanos. Mencionó que los municipios de la frontera y la Costa Caribe colombiana son los más afectados por la migración, ya que se han convertido en zonas claves de asentamientos para esa población.

La experta indicó que los venezolanos suelen asentarse en espacios públicos y terrenos baldíos. Además, manifestó que es muy complejo monitorear un flujo migratorio en el país; sin embargo, Migración Colombiana logró conocer a través de un estudio que un 40% de procedentes de Venezuela residen en el territorio colombiano de manera irregular.

“Conocer la ubicación de los migrantes, pero no estar informados acerca de cómo son sus condiciones de vivienda, puede ocasionar factores negativos que no permitan responder a sus vulnerabilidades”, indicó la consultora del Banco Mundial.

Por otra parte, Lakovits manifestó que la urbanización rápida ha hecho que las ciudades enfrenten diversos desafíos en la planificación urbana, costos de infraestructura, muchos impactos ambientales y atención a servicios básicos inherentes a toda la comunidad.

“En Colombia, hay ciudades y municipios que no tienen condiciones habitacionales de vivienda digna, y a eso se suma la llegada de migrantes. Entonces, los migrantes terminan adentrándose en lugares informales y poniendo en peligro sus vidas al asentarse en zonas ilegales, donde la población queda expuesta a la presencia de desastres naturales”, afirmó la especialista.

Lakovits señaló que la crisis de la migración ha cambiado a Colombia para siempre y que muchos de los migrantes están aquí para quedarse, esperando la llegada de sus familiares. También, dijo que el proceso migratorio se concentra en las ciudades, ocasionando grandes desafíos para estas. Por esa razón, el gobierno tiene la oportunidad de invertir en el desarrollo de estrategias de planificación urbana que se adecúe al fenómeno de la migración.

“Los riesgos y costos de una urbanización informal, son un impacto grave de la migración en América latina. Debemos aunar esfuerzos en fortalecer el desarrollo urbano equitativo, abrir espacios para nuevas inversiones en infraestructura que logren una planificación territorial y creación de ciudades que sean más resilientes en el futuro”, concluyó la especialista en temas urbanos.

Compartir esta noticia