EE.UU. culpa a Irán de ataques a buques petroleros y aumenta conflicto

Jun 14 2019 09:14 am 0
Compartir esta noticia

La administración de Donald Trump culpó a Irán por los ataques contra dos petroleros cerca de la entrada al Golfo Pérsico, mientras aumentan los temores de que los esfuerzos diplomáticos de alto nivel no eviten una confrontación militar entre Estados Unidos e Irán.

“Estados Unidos defenderá sus fuerzas, sus intereses, y apoyará a nuestros socios y aliados para salvaguardar la estabilidad comercial y regional global”, dijo a periodistas el secretario de Estado, Michael Pompeo, el jueves en Washington, y señaló que Irán había amenazado previamente con reducir el transporte de petróleo en el estrecho de Ormuz.

El incidente, del que se desconocen los detalles, es el segundo de este tipo en pocas semanas en esta zona estratégica y coincide con las tensiones crecientes entre Irán y Estados Unidos, que ya acusó a Teherán de ser responsable de los primeros incidentes, ocurridos en mayo.

Irán explicó que su Marina rescató a 44 personas después de que los petroleros se incendiaran por un “accidente”.

Los dos buques cisterna que navegaban frente a la costa de Irán tuvieron que ser evacuados al incendiarse como consecuencia de un presunto ataque.

Los precios del petróleo se dispararon este jueves después de que un servicio de información de la marina mercante dependiente de la Marina Real británica informara de un “incidente” en el Golfo de Omán.

El de referencia Brent ganó 1,34 dólares, o un 2,23%, a 61,31 dólares el barril luego de ascender hasta 4,5% a 62,64 dólares. Mientras tanto, el West Texas Intermediate (WTI) subió 1,14 dólares, o un 2,23%, a 52,28 dólares el barril tras escalar un 4,5% a 53,45 dólares.

La armada estadounidense dijo haber recibido llamadas de auxilio de dos barcos “atacados” en golfo.

La autoridad marítima de Noruega informó que tuvieron lugar tres explosiones a bordo del petrolero noruego “Front Altair”, que fue atacado junto al “Kokuka Courageous”, propiedad de Singapur.

Un navío, con bandera de las Islas Marshall, llevaba un cargamento de etanol de Catar a Taiwán, según la agencia oficial IRNA. “Cuando el barco se incendió, 23 tripulantes saltaron al agua y fueron rescatados por un barco cercano y entregados a una unidad de rescate iraní”, indicó.

“Una hora después del primer accidente otro barco se incendió a las 09:50 a.m. hora local a 28 millas náuticas del puerto”, añadió la agencia. El “Kokuka Courageous”, con bandera panameña, viajaba desde Arabia Saudita rumbo a Singapur con un cargamento de metanol.

Veintiún tripulantes saltaron al agua y fueron rescatados, indicó IRNA. La compañía de Singapur BSM Ship Management, propietaria del “Kokuka Courageous”, indicó que activó “una repuesta de emergencia total tras el incidente de seguridad”. “Los 21 miembros de la tripulación abandonaron el barco tras el incidente que provocó daños en el casco por el lado de estribor”, indicó.

Los precios del petróleo se dispararon cuando un servicio de información marítima británico, Operaciones Marítimas Comerciales del Reino Unido (UKMTO, por sus siglas en inglés), anunció en incidente en su web.

El golfo de Omán está situado junto al estratégico estrecho de Ormuz, una vía marítima clave por donde transitan a diario cerca de 15 millones de barriles de petróleo y cientos de millones de dólares en otras mercancías.

El 12 de mayo cuatro navíos -dos saudíes, uno noruego y otro emiratí- resultaron dañados en unos ataques todavía inexplicados en el golfo de Omán, frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos.

Tras los incidentes del mes pasado, el consejero de Seguridad Nacional estadounidense John Bolton dijo que Irán estaba seguramente detrás del ataque al petrolero pero no dio pruebas concretas. Emiratos Árabes Unidos afirmó las semana pasada que los primeros resultados de una investigación llevada a cabo por cinco países y entregada a Naciones Unidas apunta a la posibilidad de que un estado esté detrás de las bombas pero indicó que no hay pruebas de que sea Irán.

El rey Salmán de Arabia Saudita advirtió este mes en una reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) que los ataques “terroristas” en la región del Golfo podrían afectar al suministro mundial de petróleo.

El primer ministro japonés Shinzo Abe estaba este jueves en Irán para una reunión inédita con el guía supremo, Alí Jamenei y el ministro de Exteriores, Javad Zarif, consideró sospechosa la coincidencia entre los “ataques” y la visita de Abe. La Unión Europea hizo por su parte un llamamiento a la “moderación” en el golfo de Omán.

Compartir esta noticia