Entregan almuerzos a $1.500 a estudiantes de la Universidad del Atlántico, para evitar deserción

Sep 2 2019 09:20 pm 0
Compartir esta noticia

“¿Comer este almuerzo delicioso por 1.500 pesos? Es increíble”, dijo con asombro y felicidad, Valentina Visbal al ver el arroz con coco, mojarra frita, ensalada verde, yuca, sopa de carne, jugo de corozo, una manzana y un muffin.

Este es uno de los menús que tendrá cada semana el programa Almuerzos Subsidiados, que a partir de este semestre pasaron de 1.576 a 3.145, gracias al convenio firmado entre la Universidad del Atlántico y la Alcaldía de Barranquilla.

El Vicerrector de Bienestar Universitario, Álvaro González, señaló que: “con los 3.145 almuerzos se garantiza la permanencia estudiantil en la Universidad. Muchos jóvenes a veces no almorzaban porque los almuerzos se agotaban, pero al duplicarlos todos podrán comer y estudiar sin ningún problema.” Afirmó el Vicerrector. Así mismo, manifestó que los alimentos son de primera calidad y por eso ahora se busca la creación de un gran comedor, el cual se encuentra en proceso de diseño.

La Secretaria Distrital de Educación, Bibiana Rincón, quien también participó de la apertura del programa, manifestó que duplicar los almuerzos fue un propósito del alcalde Alejandro Char, con el fin de contribuir a la disminución de la deserción de los universitarios.

“Estamos felices de poder contribuir con esta gran idea de Uniatlántico y que busca tener mejores oportunidades. Ha sido un honor entregar estos almuerzos y espero que diariamente los disfruten”, puntualizó la Secretaria.

El vicerrector de Bienestar Universitario invitó a la comunidad estudiantil a usar el nuevo sistema para la adquisición del bono de almuerzo, que consiste en una tarjeta recargable con la cual los estudiantes podrán beneficiarse del Programa Almuerzos Subsidiados de una manera más práctica y fácil.

Con esta nueva dinámica, se dispusieron dos puntos más de taquilla correspondientes a la cafetería en el Bloque H y la Cafetería Central, de esta manera se reducen las largas filas y se agiliza la compra de bonos de almuerzos, para contribuir al mejoramiento de la calidad de los servicios de bienestar estudiantil.

Compartir esta noticia