Partidazo: Colombia empató 2-2 con Brasil, en amistoso jugado en Miami

Sep 6 2019 11:46 pm 0
Compartir esta noticia

Los jugadores de Colombia terminaron exhaustos, con los músculos destrozados, lavados en sudor, pechando, desafiando, como si dejaran atrás una final del mundo. Pero no fueron los únicos. En frente, los brasileños también jadeaban, peleaban, como sorprendidos, como si no se esperaran semejante batalla. Colombia y Brasil empataron, pero no fue cualquier empate, fue un juego abierto, voraz, tremendo, un 2-2 vistoso y guerrero. Nada de amistoso, fue una prueba de fuego.

Si algo demostró esta Colombia es que tiene ímpetu. Aquí no hay cobardía, este equipo no miró a Brasil a los guayos sino directo a los ojos. Se le plantó con ambición, con clara decisión de ir al frente, de correr, de tocar rápido, de generar sorpresa, de llegar por un lado y por el otro, por arriba y por abajo. Quizá le faltó una pausa, igual no estaba James. Quizá también le faltó prudencia. Pero en todo caso, no perdió.

Arrancando el juego Colombia ya atacaba como si enfrente no estuviera Brasil sino un rival menos pesado. Cuadrado, de poco trabajo ofensivo, disparó un remate con veneno, Zapata metió un cabezazo de cañón, el equipo tocaba, tiraba centros, insistía y, de repente, gol de Brasil. Así, como un baldado. Un tiro de esquina de Neymar y un cabezazo de Casemiro para dejar frío al equipo colombiano y de paso a Tesillo, que quedó congelado y solo pudo levantar la cabeza para ver cómo su rival cabeceaba a su espalda. Iban 19 minutos y Brasil se dio cuenta de que por la zona izquierda de Colombia había una bahía desierta. Claro, allí jugaba Dani Alves que parece lateral, pero que es más.

Colombia no se amilanó, no se derrumbó, no perdió los estribos. Asimiló el gol de inmediato. Tenía que ir a empatar y remontar y no flaqueó en ese intento. Y fue cuando llegó un centro de costado que buscaba a Muriel, quien recibió una patada criminal de Alex Sandro. El defensor brasileño puso sus taches casi en la garganta del colombiano. Penalti sin discusión. El propio Muriel fue por la pelota, dueño de ella, la acarició y la miró, la acomodó y anotó con serenidad. 1-1. Partido bueno, intenso, veloz. Un juego de aquí para allá, de máxima concentración y de mucha vehemencia.

Richarlison respondió con uno enganche a lo brasileño, de esos de fantasía que despistan hasta el camarógrafo, y al cambiar de pierna puso el balón tan cerquita que Ospina ni se movió, no llegaba. Pero no fue gol. Así que Colombia respondió, prendió motores en otra de su salidas trepidantes y anotó el segundo gol con una tocata entre sus tres atacantes, los que hicieron ver un juego ofensivo sin James y sin Falcao.
Roger hizo un sombrerito, desbordó en velocidad, pasó para Zapata que cabalgaba por el centro, este miró de reojo que Muriel que aparecía como una bala, recibió la pelota y sacó un remate violento. Golazo, un reflejo de un fútbol superagresivo.

No había tiempo para digerir las jugadas ni los goles ni los festejos. En la cancha había dos equipos voraces. Fue cuando Richarlison recibió un pase largo, larguísimo, filtrado, por en medio de toda la defensa colombiana, que sufre con esos balonazos, pero el curtido atacante se intimidó ante un Ospina pequeño pero gigante, y el mismo arquero que celebraba su partido 100 con la Selección se arrojó para desarmar a su rival sin tocarle las piernas, sin que se diera cuenta.

Como era de esperarse, Brasil jugó el segundo tiempo con toda su furia, agarró la pelota para no prestarla, apareció el hasta ese momento inofensivo Neymar, bien neutralizado por Stefan y compañía; intentó con Coutinho que no encontraba huecos, hasta que detectó el orificio por arriba y metió un pase preciso hacia Alves, el lateral todo terreno que centró a Neymar, y este anotó. Fue el 2-2 en un partido que no bajaba su intensidad. ¿A ese nivel quién podía respirar, quién hacia un parpadeo? Nadie. No era un partido para caminar ni para observar.

Colombia empezó a refrescar su juego. Entró Lerma a darle aire al medio campo de marca, y el escurridizo Díaz, como para que Alves saliera menos, pero igual salía. Entró Berrío, pero casi no le llegó el balón. El equipo fue sintiendo el agotamiento. Las piernas empezaron a sufrir. Brasil todavía tenía más restos y buscó con más insistencia a Neymar, al que Dávinson Sánchez casi desbarata con un empujón temerario.

Colombia no tuvo a James, tampoco a Falcao, y reemplazó a sus dos símbolos con eficacia. Pasó una prueba de fuego. Dicen que partidos amistosos ya no existen, pero jugar contra Brasil es ir a la guerra, y Colombia salió con vida, con el pecho afuera y la cabeza en alto.

Compartir esta noticia