Conozca los riesgos para el corazón de las mujeres

Sep 25 2019 08:34 am 0
Compartir esta noticia

Presión arterial

Las probabilidades de desarrollar una presión arterial alta se incrementan si tienes sobrepeso, llevas una dieta poco sana, tomas altas cantidades de alcohol o no te ejercitas de manera regular. Además, tener niveles altos de colesterol, padecer diabetes o tener un historial clínico familiar de presión arterial alta también puede tener un impacto.

En las mujeres, todos estos factores pueden incrementar el riesgo de sufrir un ataque al corazón[i]. En Colombia, por ejemplo, se estima que en el 2017, el 7.2% de la población adulta presentaba una presión arterial alta y se encontraba en riesgo de sufrir este tipo de riesgosos ataques[ii].

De acuerdo con el Dr. Óscar Quintero, Director Médico de Abbott, puedes reducir tu presión arterial significativamente a través de una dieta saludable, reduciendo grasas saturadas y sodio en los alimentos que comes. Mantener un peso saludable, estar físicamente activa, limitar la cantidad de alcohol que tomas y no fumar también puede disminuir tu presión arterial.

Colesterol alto

Conocer la diferencia entre el colesterol bueno y malo es importante. Las mujeres con un colesterol total alto tienen el doble de probabilidades de desarrollar alguna enfermedad del corazón[iii]. Específicamente, las mujeres con el nivel más alto de colesterol malo (LDL, por sus siglas en inglés) tienen tres veces más riesgo[iv], y aquellas con el nivel más bajo de colesterol bueno (HDL, por sus siglas en inglés) tienen un riesgo seis veces mayor[v].

El colesterol malo (LDL) aumenta constantemente después de la menopausia debido a la caída del estrógeno[vi]. Para reducir los niveles de colesterol malo e incrementar el bueno, se recomienda seguir una dieta baja en grasas saturadas, elegir frutas y verduras frescas, limitar la cantidad de grasas animales y productos lácteos que consumes y agregar más pescado. Ten cuidado con las grasas y aceites que han sido procesados ​​para ser sólidos o para untar a temperatura ambiente; estos se denominan aceites vegetales hidrogenados y deben evitarse.

Estrés y salud mental

Según la OMS, el 4.7% de los habitantes en Colombia vive con depresión[vii], enfermedad con mayor prevalencia en las mujeres, lo cual propicia que tengan un 50% más de probabilidades de sufrir enfermedades del corazón[viii]. Además, en comparación con los hombres, las mujeres son más propensas a la depresión luego de haber sufrido un ataque cardíaco, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir otro.

Debido a que el estrés causa tensión en el cuerpo, es importante mantener una actitud positiva liberando estrés a través del ejercicio o hablando sobre tus problemas con una amiga o con un profesional de la salud mental. 

Fumar[ix]

Fumar genera placa en los vasos sanguíneos, lo que puede derivar en la formación de coágulos. Además, reduce el colesterol bueno (HDL), incrementa la presión arterial, generando un ritmo cardíaco irregular que puede derivar en un paro cardíaco.

El resultado final: las mujeres que fuman tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. El riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca disminuye en un 33% solo dos años después de dejar de fumar. Y el riesgo se reduce al mismo nivel que un no fumador luego de 10 a 14 años de haber dejado de fumar[x].

Asesoramiento profesional, programas para dejar de fumar, tratamientos de reemplazo de nicotina y otros recursos están disponibles para ayudarte a dejar de fumar.

Obesidad e inactividad

Las mujeres que padecen de sobrepeso tienen un riesgo mayor de desarrollar alguna enfermedad del corazón, incluso si no tienen algún otro factor de riesgo. Una medida para calcular la grasa corporal es el Índice de Masa Corporal (IMC).

Incluso una pérdida de peso mínima ayuda a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, así como a controlar la diabetes. Trata de mantener o perder peso a través de un balance apropiado de actividad física, consumo calórico y programas de ayuda. En términos de ejercicio, 30 minutos de actividad física moderada (como una caminata) diaria puede ser idónea para la salud de tu corazón.

Compartir esta noticia