El nuevo capítulo del pleito entre Colombia y Nicaragua por San Andrés

Nov 27 2019 08:14 am 0
Compartir esta noticia

El equipo jurídico del Gobierno colombiano está a la espera de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya inicie las audiencias de la etapa oral y decisoria para resolver las dos últimas demandas que presentó Nicaragua y que, según anticiparon expertos, podrían comenzar en febrero de 2020.

En la primera de las demandas, el país centroamericano busca que se le reconozca una plataforma continental extendida más allá de las 200 millas náuticas. La otra versa sobre un supuesto incumplimiento de Colombia al fallo del 19 de noviembre de 2012 que le entregó más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar.

El pasado 11 de febrero concluyó la fase escrita con la presentación por parte del Gobierno colombiano en La Haya de la dúplica en el proceso iniciado por Nicaragua en 2013 y denominado ‘Cuestión de la delimitación de la plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas desde la costa nicaragüense’.

La dúplica es un documento en el que se responden los alegatos planteados en la réplica que Nicaragua entregó a la CIJ en julio de 2018 y es una oportunidad adicional para continuar la exposición de argumentos, como los esgrimidos en la ‘contramemoria’ radicada por Colombia en septiembre de 2017.

En este caso, la Corte examina la reclamación de Nicaragua para que se establezcan los límites entre una supuesta plataforma continental extendida que dicho país alega tener más allá de sus 200 millas, y la plataforma continental de Colombia.

La otra pretensión de Nicaragua en el sentido de que la CIJ fijara un régimen provisional de derechos y obligaciones en el área, ya había sido descartada por la Corte en la sentencia del 17 de marzo de 2016 al acoger la excepción preliminar presentada por Colombia sobre este punto.

En dicha dúplica el equipo jurídico de Colombia presentó argumentos científicos, jurídicos e institucionales indicando las razones por las cuales la reclamación nicaragüense por una supuesta plataforma continental extendida no tiene ningún fundamento y como tal, al no darse los presupuestos necesarios, no procede una delimitación de plataformas continentales como lo busca Nicaragua y la Corte debe rechazar su pretensión.

Acciones previas

La CIJ ha emitido sendos fallos frente a una primera demanda que Nicaragua impetró contra Colombia en 2001 reclamando la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés y Providencia y varios cayos, desconociendo de esta forma el Tratado Esguerra-Bárcenas del año 1929, en el cual reconoció la soberanía de Colombia sobre esos territorios.

En 2007 se produjo un primer fallo en este proceso, resultando beneficioso para Colombia pues la Corte le dio validez al tratado y, por ende, a la soberanía de nuestro país sobre este archipiélago.

En tanto que en 2012 emitió una segunda sentencia definiendo la línea limítrofe marítima entre las dos naciones, pues la Corte se declaró competente para hacerlo ya que en el Tratado Esguerra-Bárcenas no quedó resuelto este asunto, pero el resultado fue contrario para Colombia porque perdió más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar.

Las nuevas audiencias

Colombia no ha dicho oficialmente que no acata este fallo o que no lo cumplirá, aunque el entonces presidente Juan Manuel Santos puso de presente que es necesario que primero se firme un tratado con Nicaragua porque el artículo 101 de nuestra Carta indica que “los límites señalados en la forma prevista por esta Constitución sólo podrán modificarse en virtud de tratados aprobados por el Congreso, debidamente ratificados por el Presidente de la República”.

“Sin un tratado el fallo de la Corte Internacional de Justicia no es aplicable”, advirtió Santos en septiembre de 2013.

En tanto que el 8 de agosto de 2018 el presidente Duque dijo en San Andrés, primer territorio que visitó en calidad de mandatario, que el archipiélago es “histórico e indivisible”, esto, a propósito de los dos pleitos que Colombia enfrenta con Nicaragua.

Un experto internacionalista manifestó por su parte que las audiencias de la etapa oral se deberían dar como máximo un año luego de finalizar la fase escrita del proceso, por ello es probable que esta Corte las cite a partir de febrero próximo.

“No obstante –pronosticó– el Gobierno colombiano considera que la CIJ llamaría primero por la demanda de la plataforma continental y luego por la acción derivada del supuesto incumplimiento de Colombia al fallo de 2012”, concluyó.

Compartir esta noticia