Caen en Barranquilla, Riohacha y Bogotá, presuntos narcotraficantes

Mar 9 2019 09:49 am 0

La Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional, en coordinación con la Agencia Antidrogas DEA, capturó a tres supuestos cabecillas de una organización responsable del envío de siete toneladas de cocaína desde la Alta Guajira y el Golfo de Urabá hacia las islas del Caribe, Puerto Rico y Estados Unidos.

Se trata de los hermanos Francisco y Manuel Mejía, y del brasilero Trevor Rodríguez, cuyas aprehensiones se dieron en Barranquilla, Riohacha y Bogotá. Los tres fueron solicitados por una corte de la Florida (EEUU).

La Policía Metropolitana de Barranquilla detalló que en la capital del Atlántico fue capturado Francisco, en un operativo realizado en la carrera 38 con calle 80, barrio Ciudad Jardín.

“Durante el proceso investigativo, que duró aproximadamente dos año, se capturaron a 23 personas, integrantes de la organización de los ‘hermanos Mejía’, quienes tenían su accionar criminal en la costa Caribe, utilizando rutas marítimas para el envío de grandes cargamentos de cocaína en lanchas go fast”, reportaron las autoridades.

Según la Policía, el caso más reciente que protagonizó esta organización se registró el pasado 24 de enero en La Guajira, donde uniformados decomisaron 872 kilos de cocaína de la banda criminal ‘Pastuso’, quien tiene su accionar en Cauca, Nariño y Valle del Cauca, y con los cuales se habían hecho la compra y venta del alcaloide.

La institución armada explicó que “Manuel era el líder de la organización y se encargaba de crear alianzas con los grupos criminales para la compra de grandes cargamentos de cocaína. Además, junto a Rodríguez realizaba coordinaciones con redes narcotraficantes de Venezuela, islas del Caribe y Estados Unidos, para el pago de los envíos realizados desde la costa norte colombiana”.

Mientras que “Francisco era el responsable del acopio de los cargamentos de cocaína en Maicao y se encargaba de contratar a las personas que llevarían la droga hacia el destino final. También era el coordinador del componente armado para custodiar el alcaloide desde los centros de acopio hasta llegar a Puerto López y el Cabo de la Vela, y avisaba al brasilero para que descargaran la droga. El ingreso de dinero al país por el pago de la sustancia lo hacían a través de falsas empresas en Barranquilla donde fingía ser prósperos comerciantes de casinos y moteles”.