CAI del barrio El Carmen también estaba en la mira de los terroristas

Ene 28 2018 01:30 am 0

A pocos minutos de haberse dado la detonación del artefacto explosivo, que dejó cinco policías muertos en la Estación de Policía del barrio San José de Barranquilla y más de 40 heridos, la autoridades dieron con la captura de quien habría sido el encargado de detonar a distancia la carga. El bogotano, Christian Camilo Bellón.

El hombre de 30 años de edad es ahora uno de las principales sospechosos; con elementos que llevaba en su poder se busca establecer quiénes fueron los responsables de este repudiable ataque. Portaba un cuaderno y un radioteléfono, elementos que arrojan indicios cruciales para la investigación.

En el cuaderno se pueden ver dos planos: uno da cuenta de la ubicación de la carrera 22 con calle 41, barrio San José, donde cometieron el atentado; el otro ubica la carrera 21 con calle 53, donde queda el CAI de Policía del barrio El Carmen, ataque que no se alcanzó a perpetrar.

El alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, atribuyó el hecho a una retaliación de las bandas criminales por los golpes que en los últimos días han propinado contra estas organizaciones. Específicamente se menciona a la captura de alias Happy, quien fue detenido este viernes y manejaba gran parte de la delincuencia de la capital del Atlántico.

Así también lo confirmó el comadante de la Policía, Mariano Botero Coy, quien aseguró que hay otras dos personas que están siendo interrogadas como sospechosas. Según Botero, el artefacto fue lanzado por hombres que iban a bordo de una motocicleta, y activado por un tercero, que es la persona que permanece capturada.

En este momento hay dos hipótesis importantes en las investigaciones. La primera está relacionada a que el ataque sería consecuencia de una retaliación por los golpes contra las bandas de microtráfico que se han dado en los últimos días. Al respecto, el alcalde de Barranquilla llamó a la solidaridad ciudadana para brindar información que puedar aportar a las investigaciones. Las autoridades ofrecen 50 millones de pesos de recompensa.