Carlos Bacca, figura en Junior en victoria frente a Santa Fe

Jul 24 2022 09:29 pm 0
Compartir esta noticia

La calidad sigue intacta. No lo jubilen, no le miren la cédula, no le cuenten sus calendarios, no le busquen canas, no le compren bastón, no lo manden a un asilo, no lo retiren, no duden de él, de la juventud de sus ganas, de la vigencia de su fútbol. Carlos Bacca está vivito y brillando todavía. No apaguen la ilusión de su regreso.

Su debut en su segundo ciclo con Junior, en la victoria 2-0 sobre Santa Fe, con el gol de Carmelo Valencia y la diana grandiosa de Nelson Deossa (¡‘grandeosaa’!), dejó alegría, emoción y una esperanza enorme.

Solo 12 segundos, cronometrados a partir de la reanudación del juego después de su ingreso por Carmelo Valencia y la realización de otras dos sustituciones (Gabriel Fuentes por Fabián Sambueza y Jefferson Rivas por Wilfrido De La Rosa), le bastaron a Bacca para evidenciar que su categoría y condiciones técnicas no se han marchitado.

El ingreso del porteño floreció el entusiasmo en la cancha y en la tribuna. Su entrada reactivó el asfixiante dominio de Junior sobre Santa Fe y encendió una fiesta inolvidable para los 28.798 hinchas que acudieron al estadio Metropolitano, el sábado pasado, para el partido de la cuarta jornada de la Liga II.

ACLAMACIÓN

‘El Peluca’ motivó el maravilloso ambiente que se vivió ayer antes, durante y después del partido. La ‘Baccamanía’ era evidente en los alrededores y en el interior del ‘Metro’.

Camisetas con su apellido, mensajes en pancartas y algunas charlas de inconformismo y fastidio por verlo empezar en el banco se presentaron en las gradas.

“¿Por qué le va a chupar banca a Carmelo Valencia? ¡Increíble!”, dijeron varios.

Rostros que hacía rato no se veían en el estadio, reaparecieron en las tribunas impulsados por el retorno del ídolo, que sintió el cariño, la admiración y gratitud de la hinchada apenas saltó al campo de juego a calentar.

Fue el último de los jugadores rojiblancos en salir a la calistenia, pero el primero en ser ovacionado. En oriental se pusieron de pie y lo aplaudieron en su primer pique hacia allá.

Todos con los ojos puestos en el goleador que ya ayudó a bordar dos estrellas en 2010 y 2011. Su respuesta, aplaudir a la gente, agradecer el acompañamiento y el afecto.

Luego fue raro verlo sentado en el banco. Pero Junior sometió y arrolló al Santa Fe, dio un recital de fútbol intenso, dominante y ofensivo, y Carmelo respondió a la confianza con un gol.


Compartir esta noticia