Con un martillo de caucho y un hacha Jorge Vélez desmembró a su tía

Jun 8 2019 03:10 pm 1

Los vecinos del edificio Lisboa, calle 94 No. 56-18, en donde residía Aracelis Amador, la mujer de 70 años desmembrada en el apartamento 304, aún no conciben la idea del triste final que tuvo la señora “servicial” y “amable” a la que conocían desde hace cinco años cuando se mudó a ese inmueble.

Tres ciudadanos que no quisieron revelar su identidad, dijeron que Aracelis comercializaba ganado a través de su sobrino Jorge Eliécer Vélez Amador, capturado por su presunta participación en el homicidio registrado hacia el mediodía de este viernes.

“Él venía los martes y los viernes nos contaron los porteros. Era la adoración de la señora Aracelis, ella no merecía que él le hiciera eso”, declararon en entrevista para EL HERALDO.

Uno de los vecinos contó que fue él quien junto a uno de los vigilantes del edificio, ingresó al apartamento 304.

“El sobrino estaba muy nervioso, subía y bajaba del apartamento nos narraron por porteros, preguntaba que a qué horas se iban unos mecánicos que estaban en el edificio”, dijo.
Vélez al parecer abordó la camioneta Toyota Prado de color blanco y salió del edificio, lo que fue aprovechado por el vecino para subir al inmueble de la víctima.

“El del segundo turno me comentó que la puerta de la señora Aracelia estaba trancada con un taco de papel, entonces entramos y encontramos el cuerpo envuelto en una alfombra. No tenía ni los brazos ni las piernas, parece que usó un martillo de caucho y una especie de hacha”, confesó.

Una vecina dijo que el homicidio pudo registrarse al mediodía, en pleno aguacero. “Una vecina dijo que escuchó una especie de forcejeo de sillas pero nada más”.

Agregaron que pudieron contactar a un familiar de la mujer, que resultó ser la esposa del Jorge Eliécer Vélez, quien ya fue capturado por la Policía, gracias a que Aracelis había dejado copia de un documento de conciliación que tramitaba con el ocupante del inmueble de arriba del suyo por un problema de humedad.

“Marcamos y resultó ser la esposa del sobrino, entonces le dije: El sobrino acaba de picotear a la tía y entonces llamamos a la Policía que vino enseguida”.

Narraron que Jorge Eliécer Vélez regresó hacia las 7:30 de la noche al edificio. “Parece que llevó las extremidades a una tienda del barrio El Recreo, donde él vive. Y confesó todo a la Policía”.