Donald Trump endurece políticas contra indocumentados

Feb 21 2017 03:21 pm 0

Trump ordenó la contratación de 15 mil nuevos agentes de frontera y, por medio de dos directivas, endureció sus políticas migratorias, avalando la deportación de cualquier indocumentado en ese país, tenga o no antecedentes criminales.

El presidente estadounidense Donald Trump está cumpliendo con sus promesas de campaña ahora que ya llegó a la Casa Blanca. En dos directivas, firmadas por su secretario de Seguridad Nacional, el general (r) John Kelly, Trump arremete contra los indocumentados, al ampliar la lista de razones por las que un indocumentado puede ser deportado de Estados Unidos, dejando la puerta abierta para deportaciones masivas de inmigrantes. Este es un ABC de las nuevas medidas tomadas por Trump.

Aumento del pie de fuerza:

El presidente Trump ordenó la contratación de 5 mil agentes para la Guardia Fronteriza (CPB, por sus siglas en inglés) y 10 mil empleados para la Agencia de Control Migratorio (ICE, por sus siglas en inglés). Esto con el argumento de que “el auge de la inmigración ilegal en la frontera sur ha sobrepasado a las agencias y los recursos federales y ha creado una significativa vulnerabilidad en la seguridad nacional de EE.UU”. Incluso, propuso que agentes estatales y locales se unan, eventualmente, a estas medidas de control migratorio.

Deportaciones masivas:

Si antes la ley afectaba, sobre todo, a aquellos indocumentados con antecedentes criminales, estas nuevas directivas amplían la lista de razones por las que un indocumentado puede ser deportado desde ese país. Ahora un indocumentado puede ser deportado si ha “abusado” de los beneficios públicos o que, “a juicio de un agente de inmigración, puedan suponer un riesgo para la seguridad pública y la seguridad nacional”. En resumen: “Todos aquellos que violen las leyes de inmigración pueden ser sujetos de los nuevos procedimientos, incluyendo la expulsión de Estados Unidos”.

Pocas excepciones:

Ambos documentos son claros en que el Departamento de Seguridad Naciona “ya no eximirá a clases o categorías” de extranjeros indocumentados de “una potencial aplicación de la ley”, es decir, de una deportación. Los indocumentados que sean detenidos y que soliciten asilo, serán deportados a México y permanecerán allá hasta que se decida su futuro. Esto sin importar su país de origen. Con una excepción: los menores inmigrantes que sean encontrados en suelo estadounidense, los llamados Soñadores, a quienes esta medida no afecta (por ahora).

Vuelve y juega el muro:

En estas directrices, el gobierno estadounidense vuelve y juega con el celebérrimo muro de Trump. En los documentos se señala que el muro es un componente “crítico” de la estrategia en seguridad del presidente. A su vez, se ordena la realización de un minucioso informe sobre los recursos que Estados Unidos destina para ayudar a México, seguramente, para recortarlos y pagar el muro y, de esa forma, cumplir con el que se ha convertido en su mantra: que Méxica va a pagar por ese muro, quiéralo o no.