El Covid-19 impulsó una de las mayores inversiones en tecnología de la historia, según estudio

Oct 6 2020 11:34 am 0

La mayor encuesta de liderazgo tecnológico del mundo, que incluyó a más de 4.200 líderes de TI y analiza las respuestas de las organizaciones que, de manera combinada, gastan en tecnología más de US$ 250.000 millones; también mostró que, a pesar de este enorme aumento en el gasto (con la seguridad y la privacidad como principales destinos de esa inversión durante la pandemia de la COVID-19), 4 de cada 10 líderes de TI indican que su empresa ha sufrido más ciberataques. Más de tres cuartas partes de estos ataques fueron de phishing (83%) y casi dos tercios de malware (62%), lo que en definitiva sugiere que el cambio masivo que se está dando hacia el “trabajo desde el hogar” ha incrementado la exposición del personal. En América del Sur, el 46% de los líderes en tecnología aseguró haber experimentado un incremento en la cantidad de ciberataques durante COVID-19. Como a nivel global, la mayoría fueron por “phishing”, “malware” y “denial of service attack”.

 

Al mismo tiempo, las organizaciones han luchado por encontrar profesionales cualificados en seguridad cibernética para poder dar soporte a este cambio drástico, señalando que la seguridad cibernética es ahora la capacidad tecnológica más demandada en el mundo (35%). En Sudamérica, en tanto, los líderes tecnológicos aseguraron que habrá un incremento en la cantidad de empleados de IT a raíz de la pandemia y las nuevas necesidades derivadas del trabajo remoto. Una tendencia compartida con el mundo. También observaron que en los próximos 5 años los nuevos roles laborales van a compensar aquellos puestos que sean cubiertos por la automatización (70% de los líderes globales y 81% de los sudamericanos así lo aseguraron). En paralelo, la ciberseguridad también se ha transformado en una demanda importante para la región, desde que el 87% de los líderes sudamericanos está de “acuerdo” o “muy de acuerdo” en que, en la nueva realidad, se incrementará la superficie factible de ataques y, por ende, la importancia de esta inversión.

 

Aunque el gasto en tecnología ha aumentado drásticamente durante la pandemia, la encuesta mostró que los presupuestos de tecnología estarán bajo una mayor presión durante el próximo año. Antes del brote de COVID-19, más de la mitad de los líderes de TI (51%) esperaban un aumento del presupuesto en los próximos 12 meses, pero durante la pandemia este número se redujo al 43%. Esta cifra, aunque menor a la esperada previo a la pandemia, aún representa un incremento neto en los presupuestos de casi el doble respecto a 2009, cuando tuvo lugar la crisis financiera mundial de 2008. Y esta tendencia no es solo general, sino que se replica regionalmente. En América del Sur, por ejemplo, el 57% de los líderes en tecnología esperaba un incremento del presupuesto de IT antes de la pandemia. Con el inicio de ésta, la cifra cayó al 48%.

 

Otros hallazgos clave de la encuesta:

 

–          Las empresas digitales se alejan de las no digitales: las empresas digitales[2] mostraron mayor probabilidad de realizar inversiones adicionales en tecnología como resultado de COVID-19 que las no digitales –y con un 50% más de organizaciones que se consideran “muy efectivas” o “extremadamente efectivas” en el uso de tecnologías digitales con un gasto adicional de 21-50%–. Estas inversiones se centraron en implementaciones a gran escala en “Nube Distribuida” (42%) y “SaaS” (34%). La crisis ha servido para enfatizar una división cada vez mayor entre las organizaciones que impulsan su estrategia por medio de la tecnología y aquellas que no.

 

–          Preocupaciones sobre la salud mental: 8 de cada 10 líderes de TI aseguraron durante la pandemia que están preocupados por la salud mental de su equipo, lo que ha llevado a que 6 de cada 10 líderes de TI (58%) implementen programas para dar apoyo a su personal. Una tendencia que se repite en América del Sur, donde el 36% y 51% de los líderes de TI, respectivamente, coincidieron en estos aspectos.

 

–          Aumento de la inversión en la nube: después de la inversión en seguridad y privacidad (47%), la inversión en infraestructura y en la nube fueron las inversiones tecnológicas más importante durante COVID-19. Esta tendencia se repite en América del Sur, donde la seguridad y privacidad, la infraestructura, el Cloud y la experiencia del cliente aparecen como las áreas de mayor incremento en las inversiones tecnológicas post-COVID, cuando, previo a la pandemia, éstas apuntaban más a la infraestructura y la automatización.

 

–          Escasez de habilidades: la escasez de talento y capacidades tecnológicas se ha mantenido elevada (solo ha disminuido marginalmente durante la pandemia en comparación con la crisis financiera mundial de 2008). Además de las capacidades relacionadas a la seguridad cibernética (35%), las siguientes tres habilidades tecnológicas más escasas son la gestión del cambio organizacional (27%), la arquitectura empresarial (23%) y la arquitectura técnica y el análisis avanzado, ambas en un 22%. En América del Sur, en tanto, alrededor del 60% de los líderes entrevistados observaron, tanto antes como luego del inicio de la pandemia, una notoria falta de capacidades tecnológicas que podrían afectar el crecimiento de las empresas.

 

Bev White, CEO de Harvey Nash Group, expresó – “Este aumento inesperado y no planificado de la inversión en tecnología también ha ido acompañado de cambios masivos en la forma en que operan las organizaciones, con más cambios organizacionales en los últimos seis meses que los que hemos visto en los últimos diez años. El éxito dependerá en gran medida de cómo las organizaciones manejen su cultura y se relacionen con su gente. En un mundo donde la ubicación espacial se ha disuelto, donde la oficina ahora incluye la mesa de la cocina y donde más del 80% de los líderes de TI están preocupados por la salud mental de sus equipos, las organizaciones deberán reformular la oferta de sus empleados para atraer y retener el talento que necesitan para apoyarlos durante la pandemia y más allá de esta”.

 

Steve Bates, director de KPMG en EE. UU. y líder mundial del Centro de Excelencia de CIO de KPMG International, sostuvo – “La TI en la Nueva Realidad estará determinada por patrones de recuperación económica únicos para cada sector, ubicación y empresa. Si bien cada CIO responde a estas fuerzas de manera diferente, una cosa permanece constante; la urgencia de actuar con rapidez y decisión. La tecnología nunca ha sido tan importante para la capacidad de las organizaciones de sobrevivir y prosperar”.

Finalmente, Luis Motta, socio líder de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de KPMG en América del Sur, comentó Si bien los presupuestos TI destinados por las empresas en América del Sur se encuentran por debajo de los US$ 9 millones, la tendencia global es un reflejo casi perfecto de los que ocurre a nivel regional. Se han incrementado los presupuestos de esta importante área a raíz de la pandemia y la necesidad del trabajo remoto, especialmente en materia de seguridad, privacidad e infraestructura; pero también se esta repensando la organización y cómo adaptarse a la nueva realidad. Asimismo, es importante señalar que nuestra región está a la vanguardia en materia de diversidad en la composición de los equipos de tecnología”.

 

COVID-19: Los problemas comerciales generales que TI debería abordar:

—  Habilitación de la fuerza laboralsi bien antes del inicio de la pandemia ésta ha sido una prioridad de nivel medio para los líderes tecnológicos, se ha transformado en una de las tres más importantes durante la crisis de COVID-19 (pasando del octavo lugar al tercero), impulsada especialmente por el desplazamiento masivo de las personas hacia el trabajo remoto. Asimismo, aunque la “eficiencia operativa” y “el compromiso con el cliente” se mantienen en las dos primeras posiciones, su propósito ha cambiado a la luz de COVID-19.

—  Transformación digitalpara casi la mitad de los líderes globales de TI (47%), COVID-19 ha acelerado de manera permanente la transformación digital y la adopción de tecnologías emergentes (IA, ML, Blockchain y automatización).

—  Tecnologías emergenteslas implementaciones a pequeña escala de inteligencia artificial (IA) y Machine Learning (ML) han aumentado del 21% (antes de la COVID-19) al 24% en la actualidad, lo que representa un salto significativo teniendo en cuenta que el cambio ocurrió en un período de tan solo unos pocos meses.

—  Marketplace Software as a Service (SaaS): este es el gran ganador en comparación con 2019. Las implementaciones a gran escala más que se triplicaron, pasando del 7% en 2019 al 23% este año. Una de cada seis organizaciones implementó una en los últimos 12 meses.

 

 

 

Trabajo a distancia y el nuevo “acuerdo” con los empleados:

—  El trabajo remoto llegó para quedarseel 86% de los líderes globales de TI y el 91% de los de América del Sur aseguraron haber trasladado una parte significativa de su fuerza laboral al trabajo remoto. En tanto, el 43% y 46%, respectivamente, espera que más de la mitad de sus empleados trabajen desde casa después de la pandemia.

—  Colaboración y cultura: como resultado del trabajo remoto, el 70% de los líderes de TI señalan una mayor colaboración entre los equipos de negocios y tecnología, y más de la mitad (52%) afirmó que ha creado una cultura de inclusión en el equipo de tecnología.

—  El nuevo acuerdo para los empleadosel lugar de trabajo y el trabajo remoto se ha convertido en uno de los cinco factores más importantes para atraer y retener talentos tecnológicos claves durante y después de COVID-19. Por lo tanto, los líderes deberán repensar cómo atraen e involucran a sus empleados en un mundo donde la ubicación física ya no es un activo principal.

 

Influencia del líder tecnológico:

—  Influencia en aumento: Casi dos tercios (61%) afirmaron que la pandemia ha aumentado permanentemente la influencia del líder tecnológico. Una tendencia que se repitió entre los líderes de América del Sur (77%)

—  Participación en el directorio: Sin embargo, continúa la tendencia descendiente de la participación de los CIO, directores de TI y CDO en el directorio principal, del 65% en 2018 al 61% en 2020, lo que sugiere que los líderes globales de tecnología están encontrando formas de ser relevantes e influyentes sin la necesidad de participar en el board de sus empresas.

Diversidad:

—  Las mujeres y la tecnología siguen siendo una cuestión a resolver: la diversidad de género de los líderes tecnológicos se mantiene prácticamente sin cambios con respecto a la encuesta del año pasado.

—  América del Sur es líder en diversidad: con un 16% de líderes mujeres en tecnología, la región de América del Sur tiene un 60% más de mujeres líderes de TI que el Reino Unido (10%). Esto podría interpretarse como una recompensa por ser una región creciente para las mujeres emprendedoras en STEM (siglas en inglés para Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), y estar ejecutando activamente múltiples programas para introducir a las mujeres en el mundo de la tecnología.

—  Promoción de la diversidad: el 24% de los líderes globales de TI y el 18% de los de América del Sur sienten que su organización tiene éxito en la promoción de la diversidad, y esto ha mejorado la confianza y la colaboración en el equipo de tecnología (67% y 84% respectivamente), el acceso a las habilidades adecuadas (56% y 52%) y la capacidad de sus equipos para innovar (53% y 74%).