El futbolista que lleva 39 años en coma por un error médico

Mar 30 2021 01:41 pm 0
Compartir esta noticia
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Jean Pierre Adams tiene 73 años y lleva 39 en coma, pero en la década de los 70 era uno de los mejores centrales del fútbol francés. Una negligencia médica durante una operación de rodilla provocó que lleve casi cuatro décadas en estado vegetativo. El 17 de marzo de 1982, Adams iba a ser intervenido de una rotura de ligamentos. Antes de la operación, habló con su mujer para tranquilizarla: “Empiezan a prepararme. En unos minutos vendrá el anestesista”. Nunca más volvió a hablar. Su cuerpo reaccionó mal a la dosis de anestesia inyectada, sufrió un broncoespasmo, una contracción de los bronquios que dificulta la respiración, y su cerebro quedó privado de oxígeno.

Nacido en Dakar (Senegal) en 1948, Adams se trasladó a Francia con 10 años. Tuvo que trabajar en una fábrica de caucho antes de que unos ojeados decidieron ficharle para el Nimes, club en el que comenzó su su carrera como futbolista profesional. Adams, apodado como La Roca Negra, llegó a disputar 22 partidos con la selección de Francia. Entre 1972 y 1976 formó pareja en el centro de la zaga de los Bleus con la leyenda francesa Marius Tresor. El entonces seleccionador rumano de Francia, Stefan Kovacs, apodó a esta pareja La Guardia Negra, tras una impresionante actuación ante la potente selección de Polonia.

A los 29 años, Adams firmó su último gran contrato en el fútbol con el PSG. En sus dos temporadas en el club parisino consolidó su nombre como uno de los jugadores más importantes de la primera década de existencia de la entidad y recibió numerosos elogios por su capacidad física. El legendario Henri Michel le describió como una “fuerza de la naturaleza, muy fuerte, llena de buena voluntad y determinación”.

Su esposa, Bernadette Adams, ha permanecido junto a la cama de su marido, atendiendo sus necesidades, estas casi cuatro décadas y no pierde la esperanza de que un día su marido se despierte del coma. Jean-Pierre es incapaz de comunicarse, pero aún puede respirar, comer y toser sin la ayuda de equipos médicos. Ambos viven en su casa, cerca de Nimes. “La gente en Facebook dice que debería estar desenchufado… ¡Pero no está enchufado! No tengo el valor de dejar de darle agua y comida. Tiene una rutina normal. Se despierta a las 7, come… Puede estar en estado vegetativo, pero puede oír y sentarse en una silla de ruedas”, revela Bernadette, en declaraciones que recoge The Sun.


Compartir esta noticia
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •