En la Sierra Nevada avistan especie de rana arlequín que se creía extinta

Feb 9 2020 11:24 am 0
Compartir esta noticia

Se trata de la rana de la noche estrellada, una especie que además de ser endémica es una de las más raras en el mundo.

La especie de rana arlequín fue avistada por investigadores de la Universidad del Magdalena entre los departamentos del Cesar y Magdalena, en la zona suroccidental de la Sierra Nevada de Santa Marta.

La rana arlequín de la noche estrellada es llamada de esa manera por su color negro de piel y algunos puntos blancos. A pesar que se creía extinta, no lo estaba, pues fue hallada en la selva tropical de la zona alta de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Estaba, por decirlo así, perdida. Estaba en Cesar. Creo que lo más importante es resaltar la importancia de las comunidades indígenas, de la comunidad arhuaca, una cultura milenaria que es un ejemplo que nos muestra cómo el ser humano y la biodiversidad pueden vivir de manera conjunta”, dice José Barros, biólogo investigador.

La rana es conocida científicamente como Anthelopus, pero en el mundo de los indígenas se le llama Gouga, que significa deidad. Su espécimen es único en el mundo y está en la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Es una especie catalogada en peligro de extinción, debido a que sus poblaciones se han reducido, toca hacer más estudios y lo que sigue ahora es compromiso por parte de la Fundación Anthelopus para desarrollar estrategias, junto con la comunidad indígena, para poder preservar el futuro de estas poblaciones”, explica Barros.

La rana hace parte de la conservación de los ecosistemas protegidos por comunidades arhuacas en la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Especialmente en zonas altas de la Sierra Nevada de Santa Marta, que se constituyen en territorios que son sagrados para estas comunidades. De allí, la importancia de un trabajo mancomumado entre la comunidad científica y estas etnias”, señala Willinton Barranco, profesor e investigador de la Universidad del Magdalena.

Este nuevo tipo de reptil vive en riachuelos y zonas pantanosas. Se alimenta de insectos y aún no se sabe si es venenosa.

Compartir esta noticia