Junior cayó 0-3 ante Palmeiras y quedó eliminado en Copa Libertadores

Abr 10 2019 10:26 pm 0

Junior fue a Brasil por una gesta, por un partido heroico frente a Palmeiras, fue a triunfar para seguir con vida, para no quedar fuera de la Copa Libertadores prematuramente; tenía todo en contra: el tremendo rival, el imponente estadio. Y no hubo milagro; por el contrario, Junior cayó de manera estrepitosa, 3-0, y a falta de dos partidos, acabó su sueño en el torneo continental.

Junior arrancó el partido con un claro deseo de atacar, de buscar el arco rival, de anotar un gol tempranero que le diera un respiro, que le quitara la enorme presión con la que llegó a Brasil. Pero su intención no duró mucho. A los 20 minutos de la primera parte, Palmeiras ya ganaba 1-0, con el gol de Deyverson, tras dos remates que evitó el golero, Sebastián Viera, el mejor del equipo, el que saca la cara, el que pone el pecho, y como no tuvo respaldo de sus defensas, el atacante brasileño remató de cabeza. Fue el 1-0.

Atlético Junior había llegado por intermedio de Sebastián Hernández, cuyo remate pegó en un defensa, y el portero Weverton envió al tiro de esquina. La media distancia fue la única forma posible para que Junior tuviera una esperanza, ya que sus mejores hombres estuvieron nublados y anulados. Teo nunca apareció, y Díaz fue

Con el 1-0 en contra, Junior trató de armarse, de ir a la ofensiva, pero se encontró con un duro Palmeiras en la mitad de la cancha. El elenco local tuvo varias opciones de anotar, pero Viera lo impidió tras remate de Dudú, la figura del partido.

El segundo tiempo poco cambió, pues el elenco brasileño dominó el partido, desarmó los intentos ofensivos de su rival, que intentó pero no pudo. Suárez arrancó sin cambios, apostó de entrada con el mismo plantel.

Pero la intención de empatar y ganar el juego acabó en el minuto 10 de la segunda parte, cuando Dudú, con un zapatazo desde fuera del área, venció a Viera, en un golazo, cuando Junior estaba mal parado y no controló al hombre más peligroso.

El 2-0 fue lapidario. Junior se descontroló y el local manejó las acciones del partido a su antojo, le dio trámite al tiempo que faltaba y ganó un partido importante, pero lamentable para un Junior que no tuvo con qué ganar ni con qué pelear.

Pero aún faltaba un tanto. Dudú le dio el balón a Hyoran, que acababa de entrar al campo de juego y puso el lapidario 3-0. Y después Viera hizo una atajadota para enmarcar.

Junior contrató a Luis Fernando Suárez, un técnico mundialista; trajo al volante chileno Matías Fernández y mantuvo a Teófilo Gutiérrez y a Luis Díaz en la plantilla con el fin de pelear la Copa. Lleva cuatro derrotas en cuatro partidos y no ha anotado ni un gol. Ahora lucha para clasificar a la Copa Suramericana como uno de los mejores terceros de la Libertadores, un consuelo. El proyecto tiburón se derrumbó. Fracaso total.