Junior tu papá, campeón de Colombia 2018: ¡se prendió el carnaval en Barranquilla!

Dic 16 2018 07:26 pm 0

Un corazón prestado necesitarán los hinchas del Junior de Barranquilla, que sufrieron como condenados en el Atanasio pero al final gritaron campeón y celebraron la octava estrella de su historia.

Enorme fue el esfuerzo de un Medellín que se quedó a un solo gol de los penaltis, pues se impuso 3-1 pero acabó 4-5 en el global.

El primer susto de la tarde llegó a los cinco minutos, un zurdazo tremendo de Cano que, por fortuna para Junior, salió apenas por arriba. Al 14 avisaba Caicedo, habilitado por Cano antes de sacar un remate cruzado, muy cruzado.

Un remolino, a los 15 minutos, sacó de la silla a más de uno: lo intentaron por izquierda y por derecha los de rojo y a puro reflejo la sacó Viera mientras sus compañeros no atinaban a rechazar con suficiencia.

Milagrosa sería la atajada del uruguayo a Cano en el minuto 37, en medio de la duda de sus centrales, jugada que debió encontrar recompensa en el contragolpe posterior, un mano a mano del goleador Luis Díaz con David González, en el que salió airoso el portero.

En la segunda etapa, con la necesidad de marcar al menos dos goles para forzar los penaltis, se apresuró Cao a probar de afuera a Viera y respondió a medias Viera, cediendo un rebote que, para su felicidad, no pescó nadie.

Al 49, Jarlan se fue inédito del Atanasio y el argentino Sambueza llegó con un tímido intento al campo, aunque la pelota seguía en los pies del local, que dominaba los intentos y mostraba la entereza física que le faltaba a su rival. Así fue al 53, cuando Caicedo metió un cabezazo en el área al que llegó seguro Viera.

El lío es que el uruguayo no tuvo en la mayor parte del partido un apoyo de sus compañeros, que dejaron libre a Castro para que fusilara al 54 y lograra el 2-0 parcial, ese que enloqueció a la tribuna roja y que le dio mucha vida a la final.

Viera salvaría a Junior al 60, en un remate violento de Caicedo y sufría como condenado aquel que llegaba al Atanasio con una ventaja de tres goles. Y habría tiempo para el lucimiento de González, arquero del DIM, sacando el remate de James Sánchez.