La rinitis: estornudos, ojos llorosos, narices rojas y seis consejos para manejarla

Nov 11 2018 09:01 am 0

Si una persona, hombre o mujer, presenta obstrucción y flujo nasal, estornudos repetitivos, enrojecimiento de la nariz, moco en la garganta, ardor, dolor o rascado nasal, irritación en ojos, dolor de cabeza, trastornos de sueño, tos, respiración oral, voz nasal y sangrado, puede padecer rinitis.

Esta patología es una enfermedad crónica de la nariz y los senos paranasales caracterizada por inflamación de la mucosa. La rinitis “puede ser un indicador de que la persona tiene una predisposición a desarrollar más adelante los síntomas característicos de una respuesta anormal de la vía respiratoria”, explicó la doctora Diana Guillen, médico especialista de NUEVA EPS.

Tipos de rinitis

Según la Doctora Guillen, esta patología tradicionalmente se clasifica en alérgica y no alérgica, dependiendo de la causa de la inflamación.

La rinitis no alérgica puede ser temporal: aparece en determinada época del año; ocupacional: originada por elementos en el lugar de trabajo; infecciosa: a causa de ciertas bacterias; vasomotora: su origen se desconoce y los síntomas son desencadenados por algo que irrita la nariz, como una atmósfera seca, cambios de temperatura, contaminación del aire, alimentos picantes, alcohol, emociones fuertes o ciertos medicamentos

Por su parte, la rinitis alérgica se caracteriza por ser intermitente o persistente, según la frecuencia en que se presentan los síntomas. También puede ser leve, moderada o severa, de acuerdo a la intensidad en que sus síntomas afectan la calidad de vida de los pacientes, incluyendo la actividad diaria, sueño, asistencia escolar y laboral, así como la práctica de deportes.

¿Por qué se produce?

La rinitis no alérgica se debe a múltiples factores como olores fuertes, contaminación, materias particuladas en el aire, humo u otros irritantes. También por cambios de temperatura. Los síntomas de rinitis no alérgica pueden también ocurrir como resultado del embarazo, trastornos de la glándula tiroides o como efecto secundario de ciertos medicamentos.

Por su parte, la rinitis alérgica se produce a causa de sustancias que desencadenan alergias, “llamados alérgenos denominadas sustancias extrañas que entran al organismo y generan una reacción inflamatoria en la mucosa de la nariz y senos paranasales, los cuales pueden hallarse tanto en interiores como exteriores”, indicó Guillen.

La rinitis alérgica puede producirse a causa de elementos como polen de árboles, césped y malezas o moho presentes en el aire. También por alérgenos interiores comunes como la caspa de mascotas, moho de interiores, excremento de cucarachas o ácaros domésticos del polvo que son criaturas microscópicas que se hallan en los textiles y colchones de la casa.

 

Consejos para manejar la rinitis

 

Si padece de esta enfermedad debe tener una adecuada ventilación y aseo de su hogar y lugar de trabajo es vital. También puede implementar estos seis consejos para manejarla

  • Evite el polvo y los ácaros (frecuentes en almohadas, colchones, cojines), pólenes y esporas de hongos.

  • No se exponga a los cambios de temperatura bruscos y se recomienda cubrirse adecuadamente nariz y boca cuando sea necesario.

  • Evite tapetes que acumulen polvo, así como cortinas de tela y cojines.

  • Use almohadas y cobijas sintéticas que sean lavables.

  • Evite plantas y animales en la casa.

  • Evite lugares contaminados o donde se encuentren fumadores