Nueva oleada de corrupción con alimentos para niños: van 1.800 nuevas denuncias

May 31 2019 08:04 am 0

El problema de manejo de los recursos del Programa de Alimentación Escolar (PAE) es gigante, dijo hoy el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba Larrarte, y reveló que este organismo de control ha recibido a la fecha alrededor de 1800 denuncias por este tema.

“Nosotros hemos encontrado en varios municipios una nueva oleada de inconsistencias y por eso le hemos pedido a nuestro Contralor Delegado para el Sector Social, Julio César Cárdenas, que esté encima de esos procesos, con la ciudadanía”, señaló.

Destaco que la Contraloría ha puesto en marcha el proyecto de los Contralores Estudiantiles, para que utilicen sus teléfonos inteligentes y le cuenten a la Contraloría, en el día a día, qué les están sirviendo, cómo los están alimentando y si eso es compatible con la minuta del PAE.

“Lo que estamos es verificando qué es lo que le están sirviendo a los estudiantes, según las denuncias, y proceder a generar los procesos respectivos”, indicó

“Hemos recibido en este momento alrededor de unas 1800 denuncias por el PAE, indiscriminadamente en el país”, precisó.

El Contralor hizo estas afirmaciones al conceder declaraciones a los periodistas luego de intervenir en el Foro “Hacia un Nuevo Modelo de Control Fiscal”, convocado por Foros Semana y la Contraloría General de la República.

Con el control preventivo, no se va a coadministrar

Al hablar del Acto Legislativo que reforma el control fiscal, actualmente en trámite en el Congreso, el Contralor dijo:

“Este acto legislativo nos ayuda a tener un control preventivo y no previo. Porque hay algunos que no quieren que haya un nuevo modelo que de verdad controle la plata de todos los colombianos, de la salud, la educación y toda la infraestructura.

No sé porque les genera tanta molestia un control preventivo. Quieren esperar a que sigamos llegando a recoger las cenizas que nos dejan los corruptos. Y vamos a seguir dando la batalla, porque el compromiso es con el país y con todos esos colombianos de a pie, de bien, que necesitan la ayuda del Estado colombiano.

Nosotros lo que haríamos, y eso necesitaría reglamentación, es un control preventivo, que no sería vinculante sino acompañante de un proceso. Y la idea sería no coadministrar, para que no entremos en lo que sucedió antes de 1991 y esos excesos que de una u otra manera hicieron que luego se cambiase a un control posterior y selectivo.

No podemos dejar de lado que el país necesita un nuevo modelo de control fiscal, un modelo que ayude a que los recursos lleguen a las regiones y no se paralicen. No se puede seguir dejando que estos recursos se queden en las cuentas maestras del sistema financiero colombiano y que no se ejecuten realmente”.