Ocho equipos pelean por cuatro cupos en las finales de la Liga Águila

May 6 2018 09:22 am 0

Puede que sea la paridad del torneo o la falta de regularidad de los equipos. La razón, llámese equidad o incapacidad de mantener un ritmo estable, tiene, a falta de una jornada, a ocho equipos peleando por cuatro cupos en las finales. La Liga Águila se puede dividir en tres grupos. En el primero están Atlético Nacional, Independiente Medellín, Deportes Tolima y Atlético Huila, y se puede considerar el de la estabilidad, algo que en el fútbol, como en cualquier deporte, puede llegar a ser efímero. Los cuatro ya tienen su cupo asegurado en la siguiente fase y en las partidos recientes se han dedicado a probar variantes, esquemas, hasta jugadores. Lo hecho desde el comienzo los avala para hacerlo.

Después viene el segundo, el grupo de los que han tenido el camino como un electrocardiograma: grandes encuentros, derrotas inexplicables. Pero, al fin de cuentas, están vivos y el corazón sigue palpitando. Acá están Deportivo Cali, Patriotas, Once Caldas y Júnior, equipos que por ahora se ubican del quinto al octavo puesto de la tabla. Y por último, aferrándose a la esperanza, ante todo, aparecen los que han sufrido, más que por culpa de los rivales, por los errores propios. Todavía no están fuera, pero el pulso disminuye, está a punto de esfumarse. Hablamos de Millonarios, Jaguares, La Equidad y Rionegro Águilas.

La anterior analogía, en otras palabras, sintetiza el torneo que, como la vida misma, premia a los que hacen bien las cosas desde el comienzo, pone a sufrir a los que se salen del sendero y, de cuando en cuando, le da una mano al que creemos que no la merece. Mañana se definirán los clasificados a cuartos de final y por eso acá le hacemos un recuento de lo que debe hacer cada uno para seguir en la carrera por el título.

Los que la tienen más fácil

Cali, el equipo de Gerardo Pelusso, es el que tiene todo más sencillo. Con una diferencia de goles de +9, si vence a Pasto estará dentro. Incluso empatando clasificará, a menos que Patriotas, Once Caldas y Júnior triunfen y que Millonarios le meta más de ocho goles a Santa Fe. Perdiendo podría quedar fuera, siempre y cuando Patriotas empate y Once Caldas, Júnior y Millonarios ganen. Otro que no debería tener inconvenientes es Patriotas. Primero, juega de local contra un Tolima ya dentro. Gana y está listo. Si empata, ya tendría que mirar lo que suceda con Once Caldas, Júnior y Millonarios. Si pierde, sólo le sirve que el equipo blanco no triunfe, ni lo haga el azul.

Luego vienen Once Caldas y Júnior, ambos con 27 puntos, pero con una diferencia de gol favorable al club de Manizales (+3 contra +2). Si el equipo de Hubert Bodhert supera a Alianza Petrolera, no tiene que preocuparse por nada más. Si empata o pierde, debe estar pendiente de Patriotas y de que el cuadro barranquillero y Millonarios no ganen. En caso de caer en la última fecha, lo único que le conviene es un triunfo de Santa Fe sobre el embajador y que Equidad no sume de a tres.

En cuanto a Júnior, el conjunto de Comesaña se salva también con la victoria sobre Jaguares en Montería. El empate funciona si pierden Once Caldas o Patriotas, y en caso de caer deberá esperar que Alianza le meta más de dos goles al blanco de Manizales y que Millonarios y Equidad no ganen.

Cuando dependes de otros

Acá entran Millonarios, Jaguares, Equidad y Rionegro. Por ejemplo: los comandados por Miguel Ángel Russo tienen que ganar o ganar el clásico con Santa Fe. Después podrán pedir una derrota del Cali o de Patriotas y que Once Caldas o Júnior pierdan. De hecho, si empatan en El Campín podrán entrar si Once Caldas pierde por dos goles y Equidad no triunfa sobre el América.

Ahora, el caso de Jaguares. Necesita ganarle al Júnior, que Once Caldas pierda y que Santa Fe supere a su rival de patio. Si empata o cae, será el fin del semestre. Por el lado del cuadro asegurador, el triunfo también es vital (sobre América), además de esperar que ni el Caldas ni Millonarios ganen. No le sirve nada más. Y por último está Rionegro, con los mismos puntos de Equidad (24). Sus opciones son complicadas, pues debe vencer el Bucaramanga, preferiblemente por goleada, y necesita que Alianza supere a Once Caldas y que Millos y Equidad no ganen. Tener una diferencia de -4 dificulta todo aún más.

Sumas, restas, goles a favor, goles en contra, que lo que hagan aquellos no afecte lo que haga yo. A eso quedó resumida la última fecha de la Liga Águila, un certamen que sigue obligando a que algunos entrenadores, más allá de dirigir, saquen la calculadora para buscar posibilidades.