Por unos tatuajes reconocieron cuerpo de hombre que se lanzó al río Magdalena

May 18 2019 08:30 am 0
Compartir esta noticia

Tres días de angustia vivió la familia de Juan Carlos Hoyos Bolívar, el hombre que se lanzó al río Magdalena desde el puente Pumarejo en Barranquilla, durante la búsqueda con la ayuda de Guardacostas, Defensa Civil y Policía.

Sus familiares tenían la zozobra de no saber qué había pasado con su ser querido.

Juan Carlos Hoyos había desaparecido el pasado martes 14 de mayo, en una llamada al 123 de la policía reportaban que al parecer un hombre se había lanzado al río Magdalena.

En la noche del jueves 16, unos pescadores hallaron un cuerpo entre los matorrales, en las playas de Puerto Colombia, en límites con Puerto Velero. De inmediato las autoridades locales iniciaron la investigación para establecer si se trataba del cuerpo de Juan Carlos. Los bomberos de Puerto Colombia se comunicaron con Ana Saltarín, la jefe de la oficina de Gestión del Riesgo de la alcaldía de Barranquilla, quien a su vez, llamó a los familiares de Juan Carlos y a través de fotos, la compañera sentimental lo reconoció por los tatuajes que tenía en varias partes del cuerpo. Al lugar de los hechos también hizo presencia, Alaín Higirio, funcionario de la oficina de Gestión del Riesgo de la Alcaldía de Barranquilla.

Por unos tatuajes reconocieron cuerpo de hombre que se lanzó al río, por los cobradiarios 1
Así fue encontrado el cuerpo de Juan Carlos Hoyos

El día del suicidio

En la tarde del 14 de mayo, cuando se reportó la desaparición de Juan Carlos y alertaron a la Policía sobre la decisión que habría tomado de lanzarse al río Magdalena, la Policía acudió al lugar y encontró un bolso que en su interior tenía la cédula de Juan Carlos y una carta donde se despedía de su familia y manifestaba que había tomando esa fatal decisión porque estaba muy desesperado por las deudas con los cobradiarios.

Por unos tatuajes reconocieron cuerpo de hombre que se lanzó al río, por los cobradiarios 2
Momento del rescate del cuerpo

El hombre de 42 años residía en el barrio Los Robles de Soledad, con su compañera sentimental y un hijastro. Se conoció que se dedicaba a la sastrería.


Compartir esta noticia