Rigoberto Urán, subcampeón del Tour de Francia 2017

Jul 23 2017 01:29 pm 0

El británico Chris Froome (Sky), que logró su cuarto título del Tour de Francia, y el colombiano Rigoberto Urán (Cannondale), la gran sorpresa con su segundo puesto, se dieron un paseo triunfal por los Campos Elíseos de París, este domingo en la 21ª y última etapa, en la que se impuso el holandés Dylan Groenewegen (Lotto NL Jumbo).

Con todo decidido desde el sábado con la decisiva contrarreloj de Marsella, sobre 22,5 km, en que Urán arrebató el segundo puesto de la general al francés Romain Bardet (AG2R), que terminó tercero, se disputó la simbólica última etapa.

La jornada final, de 103 km, que empezó frente al restaurante Le Reveil Matin, en Montgeron, en las afueras de la capital francesa, desde donde comenzó el primer Tour de Francia en 1903, sirvió para coronar a Froome, que a sus 32 años está a un paso de igualar el récord de cinco triunfos de Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Induráin.

El otro triunfador de esta edición fue Rigoberto Urán, subcampeón del Tour a solo 54 segundos de todopoderoso Froome.

Bardet, que había sido segundo el año pasado, tuvo que conformarse esta vez con un tercer puesto, a 2 minutos y 20 segundos de Froome, con apenas 1 segundo de ventaja sobre el español Mikel Landa (Sky).

Bardet tercero y Landa cuarto 

El ciclista vasco, el gregario más importante de Froome en el Sky, pagó toda la ayuda que tuvo que prestar al británico en este Tour y que le cortó las alas.

Pero Landa ya ha decidido que no estará el año que viene en el Sky al servicio de Froome, ya que quiere ser líder de un equipo.

Si la gran sorpresa del Tour fue el segundo puesto del colombiano Urán, cuando no estaba entre los favoritos y llevaba más de dos años sin brillar, la gran decepción fue su compatriota Nairo Quintana.

El líder del Movistar era inicialmente la gran apuesta colombiana para dar al país sudamericano el título en el Tour.

Pero el ciclista de 27 años, que había sido dos veces segundo y una tercero en sus tres anteriores participaciones, pagó el esfuerzo del Giro de Italia, donde había terminado segundo, para acabar en un decepcionante duodécimo puesto, a 15 minutos y 28 segundos del ganador del Tour, Chris Froome.

La principal novedad de esta última etapa en los Campos Elíseos fue que los ciclistas hicieron un paso por el interior del Grand Palais, en un guiño a la candidatura de París para los Juegos Olímpicos, ya que ese lugar albergaría las pruebas de esgrima y taekwondo.

El edificio famoso por su bóveda de cristal, en los Campos Elíseos, fue construido con ocasión de la Exposición Universal de 1900, que coincidió con los Juegos Olímpicos de París ese mismo año.

Froome, tras su victoria en el Tour, intentará en agosto y septiembre ganar por primera vez la Vuelta a España, una prueba que ya ha disputado cinco veces, siendo tres veces segundo.