Barranquilla se convirtió en una gran galería a cielo abierto en la sexta edición de Killart