Científicos logran la primera imagen real del virus del Covid-19 en tres dimensiones