Escogen a Barranquilla como piloto de seroprevalencia