Jóvenes víctimas del conflicto son llamados a definir su situación militar en Atlántico