Trump sancionó a Maduro: congeló sus bienes en EE.UU.

Ago 1 2017 12:01 am 0

Estados Unidos aplicó sanciones jurídicas y financieras al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por la “ruptura del orden constitucional” que representa la Asamblea Constituyente, y dijo que esa elección confirma que “es un dictador que ignora la voluntad del pueblo”.

“Las elecciones ilegítimas de ayer confirman que Maduro es un dictador que ignora la voluntad del pueblo venezolano. Al sancionar a Maduro, los Estados Unidos ponen de manifiesto nuestra oposición a las políticas de su régimen y nuestro apoyo al pueblo de Venezuela que busca devolver a su país a una democracia plena y próspera “, dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin  al anunciar que todos los activos del mandatario, sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos están congelados. “Cualquiera que participe en este ANC ilegítimo podría estar expuesto a futuras sanciones estadounidenses por su papel en socavar procesos e instituciones democráticas en Venezuela”, agregó.

Asimismo, el gobierno prohibió a las empresas estadounidenses hacer negocios con el mandatario venezolano.

En una rueda de prensa que se realizó en la Casa Blanca, el asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, Herbert McMaster, aseguró que “Maduro no es solamente un mal líder, ahora es un dictador” que se “une al muy exclusivo club que incluye a (Robert) Mugabe, Bashar al Asad y Kim Jong Un”.

De acuerdo con el Departamento del Tesoro el gobierno venezolano “ha abusado deliberadamente y repetidamente de los derechos de los ciudadanos mediante el uso de la violencia, la represión y la criminalización de las manifestaciones. En su dirección, las fuerzas de seguridad del régimen han reprimido y criminalizado sistemáticamente a los partidos de oposición a través de detenciones arbitrarias, procesamiento militar de civiles y el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes. Cualquier miembro de la oposición o crítico del régimen corre el riesgo de ser detenido, encarcelado, asaltado, torturado y asesinado”.

En el comunicado oficial, se señala que decenas de millones de venezolanos están pasando hambre porque el gobierno se niega a importar alimentos suficientes y que  “El gobierno de los Estados Unidos y los gobiernos democráticos de todo el mundo continúan pidiendo al gobierno venezolano que detenga el proceso del ANC y permita que los procesos e instituciones democráticas venezolanas funcionen como estaba previsto. Instamos a aquellos que fueron elegidos a la Asamblea Constituyente a declinar tomar su cargo”.

La semana pasada, el gobierno de Trump sancionó a 13 funcionarios y militares cercanos a Maduro, entre ellos a Tibisay Lucena, presidenta del poder electoral, acusados de quebrar la democracia, violar derechos humanos o por corrupción.

El presidente Donald Trump amenazó con sanciones económicas, lo que hace temer una afectación a la industria petrolera, fuente del 96% de los ingresos venezolanos. Estados Unidos compra 800.000 barriles diarios de petróleo (bpd) de los 1,9 millones que produce Venezuela.

“¿Qué carajo nos importa a nosotros lo que diga Trump? Nos importa lo que dice el pueblo de Venezuela”, exclamó Maduro la madrugada del lunes al celebrar lo que calificó un “triunfo histórico” de la revolución.

Frente a gobierno y adversarios que califican la Constituyente de “ilegítima”, Maduro aseguró que su “legitimidad” está garantizada por ocho millones de electores (41,5% del padrón) que según el poder electoral votaron el domingo.